Una escena de película. Ryan Elliot de 34 años, fue detenido por la policía en un Motel tras encontrar en su habitación una escopeta y drogas. La policía lo detuvo e introdujo en el asiento trasero del vehículo policial. en un descuido, el detenido, saltó a la parte delantera y escapó con el coche, en una persecución de 40 minutos a más de 160km/h.

El sospechoso volvió a ser detenido tras esa larga persecución y tras sufrir un accidente que fue captado por la cámara instalada en el coche oficial. Ahora se enfrenta a 7 cargos por delitos graves, una larga estancia en la cárcel.