Más de un millón y medio de visitas en tan solo 15 días, convierten a este vídeo en uno de los virales del momento, una obra de Nokia en Rusia.

Nos parece normal que haya alcanzado ese nivel de audiencia, y es que uno no se encuentra a diario metido en un ascensor con varias chicas Rusas buenorras y en lencería y vestidos de noche, una fiesta improvisada de la que nadie se salva.

Parece que Nokia ya tiene que tirar de chicas para llamar la atención del consumidor y frenar su caída de ventas.