Era un sábado cómo otro cualquiera en un centro comercial de Virginia, es Thomas Elliot!, un chico rodeado de amigos, quienes van con él confirman que se trata de un actor conocido que ha aparecido en varias películas.. La gente se acerca, le pide autógrafos, se hacen fotos con él. Pero ¿es un famoso?, NO, simplemente es un desconocido aspirante a actor que se hace pasar por ello.

A los pocos minutos la dirección del centro comercial le pone a 3 guardias de seguridad para que le acompañen en sus compras y mantengan el orden, incluso algunas tiendas acotan el espacio para que haga sus compras con normalidad. Incluso una chica se acerca y le pide una cita, está comprobado, el vídeo refleja lo absurdo del culto a la fama…