¿que es lo primero que miramos los tíos cuando nos cruzamos con una tía buena en la calle?, la respuesta mayoritaria seguro que es “el culo”, por ello estas dos chicas han llevado a cabo un experimento un tanto curioso. Una de ellas se ha colocado en el trasero una cámara oculta para comprobar si es verdad que los hombres tenemos esa manía o fijación por los traseros.

La verdad es que en algunos casos da la sensación de que la gente mira tras darse cuenta de que algo extraño hay en ese pandero, pero en otros muchos, es simplemente la curiosidad de mirar que culo gasta la chica. Prueba superada…