Hay miles de formas de joder a un policía, pero esta es una de las más radicales y surrealistas que nos hemos echado a la cara. Literalmente jodido.

Ocurrió en Dublin hace tan solo unos días, el policía intentaba comprobar si el caballo tenía el chip identificativo y sucedió lo que vais a ver…