Un grupo de cazadores de Dakota del sur encontraron en su camino una imagen poco habitual, dos venados enganchados por los cuernos que al parecer llevaban en esa situación al menos dos días.

Uno de los ciervos estaba muerto y las aves carroñeras había comenzado a comérselo, el otro corría la misma suerte, pero pudo ser rescatado por los cazadores.