Quién le mandaría, por listo, intentar imitar al inimitable Zorro, si, el de la máscara, aquel héroe del pueblo que se subía a lomos de su caballo saltando por detrás.

Os podáis imaginar el resultado, se le han quitado las ganas de volver a intentarlo por una buena temporada.