Ofertas Fresalia

El ‘padre’ de la oveja Dolly quiere crear embriones híbridos de hombre y conejo

El ‘padre’ de la oveja Dolly quiere crear embriones híbridos de hombre y conejo
105 visitas

noticias interesantesEsto os habrá sonado a chino, a si que, aqui abajo teneis información al respecto.

Ian Wilmut pretende usarlos para tratar enfermedades incurables La composición será humana en un 99,9% y animal en el 0,1% restante

El ‘padre’ de la oveja Dolly quiere crear embriones híbridos de hombre y conejo

El investigador Ian Wilmut, creador del primer animal clonado en el mundo -la oveja Dolly-, pedirá permiso este mes a las autoridades británicas, junto a otros dos grupos científicos, para crear embriones híbridos de conejo y humano con «fines terapéuticos». El objetivo consiste en desarrollar embriones para producir células madre que porten defectos genéticos y permitan investigar así sobre enfermedades incurables, sobre todo de naturaleza neurológica, informó ayer el diario ‘The Guardian’.

Ante la escasez de óvulos humanos, Wilmut aconseja usar los de las conejas, cuya fertilidad, subrayó, «es legendaria». Éstos, según anuncian los tres equipos científicos de Londres, Edimburgo y Newcastle implicados en el proyecto, serían vaciados y rellenados con células de la piel de personas con desórdenes en las neuronas motoras. Los expertos confían en determinar así el proceso mediante el cual las patologías degenerativas destruyen los nervios y encontrar fármacos capaces de frenar el avance de la enfermedad. La pelota está ahora en el tejado de la Autoridad para la Fertilización Humana y Embriología del Reino Unido, que será la encargada de aprobar, o rechazar, esta iniciativa pionera. Por su parte, algunos comités éticos británicos ya han puesto el grito en el cielo al afirmar que se trata de una práctica «repugnante» y «monstruosa».

En su proyecto conjunto, Ian Wilmut, de la Universidad de Edimburgo, y Chris Shaw, del King’s College de Londres, se comprometen públicamente a destruir los embriones antes de los catorce días de desarrollo, momento en el que no serán más que un amasijo de células del tamaño de una cabeza de alfiler. Además, los científicos juran que no los implantarían «nunca» en el útero de una mujer o una coneja para evitar que el híbrido llegue a nacer.

¿Humanos o animales?

Esta osada propuesta no sólo plantea problemas éticos a la comunidad científica, sino que encierra un verdadero enigma a la hora de determinar si los embriones híbridos serían humanos o animales. De acuerdo con el proyecto presentado a la Autoridad para la Fertilización Humana y Embriología del Reino Unido, el embrión creado apenas tendría material genético de conejo, ya que en su mayor parte llevaría ADN humano. Ahora bien, si por su carácter ‘mixto’ no fuera considerado humano, entonces todas las limitaciones impuestas en la actualidad carecerían de validez. Para sembrar más confusión, los investigadores anuncian que pretenden desarrollar embriones ‘quiméricos’ que serían humanos en un 99,9%, mientras que el 0,1% restante correspondería a la naturaleza animal.

El anuncio de Wilmut y sus compañeros no ha cogido por sorpresa a la comunidad científica. Hace tres años, Huizhen Sheg, un investigador de la Universidad de Shanghai, publicó un trabajo en el que afirmaba haber llevado a cabo un fusión entre embriones humanos y de conejo. «Lo más importante de todo esto -manifestó el neurólogo Chris Shaw- es que con los óvulos animales tenemos más probabilidades de generar células madre». En 2002, un grupo de científicos estadounidenses y canadienses anunció que trabajaba en la inoculación de las células madre humanas a un embrión de ratón para desarrollar un híbrido entre ambas especies.

Pero no hace falta irse tan lejos para detectar estas prácticas en el campo de la genética. El Centro de Medicina Regenerativa de Barcelona cuenta con el permiso del Ministerio de Sanidad para inyectar células humanas en embriones de ratón, un organismo vivo en el que se puede observar su comportamiento. Los científicos Juan Carlos Izpisúa y Ana Veiga son los encargados de dirigir este proyecto, que prevé la destrucción del embrión a los nueve días de su desarrollo, cinco antes que el modelo británico.

Fuente: http://www.elcorreodigital.com

Descargar

¡Sigue viendo contenido interesante!