Por increíble que parezca, el policía del vídeo intentó detener al conductor de un autobús para ponerle una multa por una infracción, el conductor intentó escaparse y el poli, ni corto ni perezoso se agarró al frontal del vehículo y viajó durante varios kilómetros agarrado al parabrisas.

Finalmente el conductor detuvo el vehículo y se llevó algo más que una simple multa.