bus1 Estoy cansado de ver a los conductores de autobuses de mi ciudad manejar sus vehículos como si fueran los amos de la carretera. Lo mismo cambian de carril sin intermitente, lo mismo usan los dos carriles como uno solo, lo mismo te dan con el espejo retrovisor en la cabeza mientras andas por la acera (que a mi me ha pasado), etc. En fin, el caso es que no está bien meter a todos en el mismo saco porque hay algunos que son unos conductores excelentes.

Ese es el caso del conductor que podéis ver a continuación, quien consigue dar un giro de 180º a su bus en una carretera cuya anchura es menor que la longitud del propio vehículo. Poquito a poco, maniobra tras maniobra va enderezando la situación y todo jugando contra el reloj, pues se trata de un programa del estilo de “qué apostamos” en el que en tres minutos deberá realizar el giro.