Hay gente que no debería campar así a sus anchas estando tan mal de la perola, atentos al hombre de las imágenes, cómo entra en una tienda y sin previo aviso se sitúa detrás de un cliente apuñalándolo en el culo.

Después de propinarle varios navajazos, el individuo sale de la tienda cómo si nada. Está siendo buscado por la policía.