Hace tiempo apareció en la red un vídeo que acabó convirtiéndose en viral, se trataba de una niña en el asiento de atrás del coche con su madre de conductora, la policía da el alto a la madre y la niña le hace señales al agente desde atrás, simulando haber sido secuestrada.

Pues hoy os presento un caso similar, aunque no os desvelaré el final para que os resulte más gracioso. Lo cierto es que si los niños quisieran podrían meternos en serios apuros de vez en cuando…