El desencadenante de lo ocurrido en Londres en los últimos días fue la muerte de un joven de 29 años por parte de la policía Londinense, al parecer el hombre fue detenido dentro de una operación especial cuando viajaba en un taxi, uno de los policías disparó su arma y terminó con la vida del joven.

Desde entonces decenas de jóvenes Ingleses armados con cócteles molotov han sembrado el pánico en las calles de la ciudad, quemando edificios, coches y destrozando todo lo que encuentran a su paso. Han sido detenidas al menos 300 personas pero los disturbios continúan, ahora también en otras ciudades Inglesas. Al parecer los jóvenes hacen quedadas a través de móviles y redes sociales y traen en jaque a la policía Británica.