Seguro que a las dos chicas, ocupantes del coche, no se les va a olvidar en la vida la situación vivida en Beverly Hills, cuando varias patrullas de la policía, incluido un helicóptero, les dieron el alto y procedieron a su detención a punta de pistola.

Las chicas actuaron de la forma correcta, atendiendo en todo momento a las órdenes de los agentes. Al parecer no se trataba de delincuentes, simplemente la madre de la chica había denunciado el robo de su vehículo al no encontrarlo en el garaje, y la chica, solo lo había cogido prestado sin avisarla. Fueron puestas en libertad más tarde tras comprobar que todo estaba correcto.