Ofertas Fresalia

Descubren una bacteria de otro mundo a 3KM bajo tierra

Descubren una bacteria de otro mundo a 3KM bajo tierra
147 visitas

Un grupo internacional de científicos ha descubierto, a 3 kilómetros de profundidad en una mina de oro surafricana, una comunidad de bacterias que depende del uranio radiactivo para convertir moléculas de agua en energía.

El hallazgo, que se anuncia en la revista “Science”, supone un avance en el estudio de la vida en condiciones extremas, como las que pueden darse en el subsuelo de mundos como Marte y Europa, el satélite de Júpiter. «Estas bacterias son únicas, en el más estricto sentido de la palabra», asegura Li-Hung Lin, ahora en la Universidad Nacional de Taiwan, pero que realizó la investigación en la de Princeton y en la Institución Carnegie.

Cuando tuvieron noticias de que se había encontrado una grieta de la que manaba agua en una mina de oro y a 3 kilómetros de la superficie, los autores vieron la oportunidad de estudiar un entorno subterráneo no contaminado por el hombre. Descendieron hasta el lugar y tomaron muestras del agua durante 54 días para ver si había microbios, de qué tipo eran, la edad del agua y su composición. Así supieron que el agua contenía hidrocarburos e hidrógeno que no parecían producto de procesos biológicos, sino de la descomposición del agua expuesta a la radiación del uranio de las rocas.

Radiación beneficiosa

«Sabemos cuán aisladas han estado estas bacterias porque los análisis del agua en la que viven es muy antigua y no ha estado diluida con agua de la superficie. Además, hemos descubierto que los hidrocarburos del entorno no proceden de organismos vivos, como es normal, y que la fuente del hidrógeno que necesitan para su respiración es la descomposición del agua por uranio, torio y potasio radiactivos», ha explicado Lin. La comunidad de bacterias identificada por los científicos no dependería para nada de la luz del Sol.

El ser humano y casi todos los organismos terrestres dependen del Sol para vivir, ya que las plantas están en la base de la cadena alimenticia. Hay lugares de nuestro planeta a los que no llega la luz solar y donde los organismos que prosperan son los llamados quimiótrofos, que obtienen su energía de compuestos químicos. Viven, por ejemplo, en las fumarolas del fondo del océano Atlántico. Hasta estos extraños organismo dependen en parte de nutrientes que han tenido su origen en procesos de fotosíntesis. Ese no es el caso, sin embargo, de los organismos descubiertos en Suráfrica, cuyo hallazgo permite avanzar en el conocimiento de la vida.

«Sabemos sorprendentemente poco sobre el origen, evolución y límites de la vida en la Tierra», admite la bioquímica Lisa Pratt, de la Universidad de Indiana y uno de los autores. Para esta investigadora, «los científicos están ahora empezando a estudiar la diversidad de organismos que viven en las profundidades oceánicas. La corteza terrestre no ha sido prácticamente explorada a una profundidad de más de 500 metros. Los organismos que describimos en este artículo viven en un mundo completamente diferente al que conocemos en la superficie».

Aunque hay muchas especies de bacterias diferentes en la mina, las muestras tomadas por los científicos están dominadas por una nueva especie emparentada con una bacteria de las fuentes hidrotermales del tipo de las Firmicutes. Los análisis de ADN demuestran que ha permanecido aislada de sus parientes más cercanos entre 25 y 3 millones de años, mientras que las rocas en las que vive tienen unos 2.700 millones de años. Los científicos ignoran cómo las Firmicutes y otras especies de bacterias que se dan en la superficie han llegado hasta los 3 kilómetros de profundidad.

Ecosistemas extremos

En la mina surafricana, situada cerca de Johannesburgo, la radiactividad del uranio extrae el hidrógeno del agua y forma sulfatos a partir de minerales sulfurosos. Las Firmicutes se alimentan de ese hidrógeno y esos sulfatos, y otras bacterias, se nutren de sus desechos. «Es posible que comunidades como ésta pueden sobrevivir indefinidamente, siempre que cuenten con los procesos geológicos necesarios para su subsistencia. El tiempo nos dirá cuántos más podemos encontrar en la corteza terrestre, pero es emocionante pensar que pueden existir en cualquier otro lugar del Sistema Solar».

A los organismos que viven en condiciones extremas se los conoce como extremófilos, y son desde hace tiempo objeto de especial atención por parte de los astrobiólogos, los científicos que se dedican a la búsqueda vida en otros mundos. Parten de un razonamiento: lo más parecido a otro planeta en la Tierra son ecosistemas extremos como el de la mina de oro de Suráfrica, el de Río Tinto en Huelva y el de las fumarolas oceánicas.

Fuente: http://noticias.ya.com/

Descargar

¡Sigue viendo contenido interesante!

  • Morgan

    Pues a clonarla como desesperados, a inyectarla en humanos y a convertir todo el agua que tenemos en energía, comiendo Uranio…xD.

Morgan

Pues a clonarla como desesperados, a inyectarla en humanos y a convertir todo el agua que tenemos en energía, comiendo Uranio…xD.