simulator-f1Varios ingenieros del Instituto Max Planck de Biología Cibernética y de los departamentos de informática de las universidades de Roma y Pisa, han convertido un brazo robótico en un impresionante simulador de Formula 1, posiblemente el más realista del mundo hasta la fecha.

El brazo sube hasta dos metros de altura y gira en todas direcciones para hacer sentir al usuario la sensación de estar pilotando un auténtico coche de carreras, simulando así de cierta manera las fuerzas G a las que son sometidos los pilotos.

El simulador ha sido creado para ver como percibe el cuerpo humano la sensación de movimiento, según sus creadores no solo pueden recrear las características de un Formula 1, si no también de un helicóptero, avión, barco y otros vehículos.