Todos hemos sido pequeños y todos las hemos liado alguna vez, de una u otra forma todos tenemos algún momento comprometido que no nos gusta mucho recordar.

En este caso se trata de una pillada por parte de su hermana mayor, el chaval va a tardar un tiempo en volver a mirarla a la cara, y ni os cuento a la muñeca…