Seguro que muchos de vosotros (y me incluyo) cuando habéis ido a Ikea os han entrado ganas de echaros en una cama, sentaros un rato en un sofá o poneros a ver la tele cómo si estuvierais en vuestra casa. Pues los chicos de esta galería lo han hecho, pero han ido un poco más allá. El fotógrafo Christian Gideon se llevó a sus amigos a Ikea y comprobaron cómo sería vivir en los grandes almacenes.

El resultado fue esta serie de Fotografías humorísticas, sin deperdicio.