Una de las fiestas callejeras que más fuerza han tomado en los últimos años, quizás en parte, motivada por la desaparición de la famosa Love Parade, es la City Parade de Bélgica, en la ciudad de Lieja.

Este año era la duodécima edición y congregó a más de 250 mil personas, cómo siempre, o casi siempre, en estos casos y con tanta gente, las autoridades tuvieron trabajo con algún que otro grupo de vándalos, pero también se pudo disfrutar de buena música electrónica y de chicas de muy buen ver.