Ocurrió en un restaurante de Atlanta y fue grabado por las cámaras de seguridad. Un ciervo irrumpió a través de un cristal en el interior del restaurante ante la atónita mirada de los clientes. El venado atravesó el cristal de un salto y una vez en el interior se dio un paseo por el restaurante.

Después de pasar entre los empleados y clientes, el animal encontró la salida y salió corriendo para perderse de nuevo en el bosque. No hubo heridos, y al parecer el propio animal tampoco salió mal parado del suceso.