Evan van der Spuy se encontraba participando en una carrera de mountain bike en Sudáfrica, discurría a toda velocidad por medio de la sabana cuando de repente un antílope de unos 150 kilos se le abalanzó y lo hizo caer de la bici.

El golpe fue tremendo, pero afortunadamente no reviste heridas de gravedad, eso si el dolor era tal que el ciclista quedo tendido en el suelo durante un buen rato, gritando y en estado de shock. Las imágenes fueron grabadas por su compañero de equipo que a pesar de avisar a Evan de que lo se le venía encima segundos antes, no pudo evitar el choque.