Es la primera vez que veo algo así, y es que por lo visto es el único Chimpancé en el mundo (conocido) que sea capaz de sumergirse sin miedo al agua y bucear. Pero sin duda lo más curioso del caso es que lo hace utilizando oxígeno cómo un auténtico submarinista.

Atentos a cómo se mete debajo del agua tapándose los ojos con una mano y con la otro sosteniendo el oxígeno, que monada ¿no?.