Probablemente el sueño de muchos pajarracos sea tener un superdeportivo de lujo, y por otra parte una chica a su lado cómo Jenni para que le acompañe en los paseos, sin duda una combinación letal y al alcance de muy pocos.

Si nos ponen en el aprieto de elegir entre coche o chica, seguro que más de uno se lo pensaba dos veces. Aunque también es cierto que con un Lamborghini cómo este, pretendientas de esta talla no deben faltar.