No todo lo amateur son chicas preciosas, con cuerpos esculturales y cómo salidas de películas porno, es más, lo más normal es encontrar parejas de andar por casa, con sus kilitos demás, pero con mucho vicio y placer, con ganas de sentirse por momentos como auténticos pornostars en el rodaje.

Con ganas de compartir con los demás sus polvos, sin importar si hay michelines, o si tienen la polla cómo Nacho Vidal. Es la esencia del porno amateur, del porno casero del día a día.