Ayer estaba yo tan tranquilo viendo el concurso de Atrapa un millón, seguro que muchos lo visteis también, y me estaban entrando ganas de decirle un par de cositas a Remedios, no solo no ayudó en nada (era su misión) al concursante, la mujer no tenía ni idea de ninguna de las preguntas, es más lo liaba más a él.

Aún así el chico, solito, consiguió llegar a la pregunta final con los nada despreciables 5000 euros, los apostó a la respuesta correcta (pregunta bastante sencilla, por cierto), y justo en el último segundo va Remedios y la caga. Increíble la cara que se le quedó a Mario, el concursante. No es para menos.

Cómo sabéis el día de los inocentes es hoy y no ayer, pero de todas formas esto parecía una inocentada, por lo surrealista de la situación.