fantasma-bromaEn estos casos hay que ponerse en el lugar de la víctima, y la verdad es que la broma es pesada de pelotas, sobre todo para alguien un poco miedoso y que crea en estas cosas.

La historia es simple, una madre contrata lo servicios de un niñero para que se quede al cuidado de su hija mientras ella está fuera de casa. Una vez que la señora abandona la casa, una serie de sucesos paranormales comienzan a hacer presencia.

Hay varios momentos dignos de mención, como cuando aparece el fantasma de la niña en la ventana, fijaos en la cara del cuidador, no tiene desperdicio. Incluso una vez acabada la broma sigue con tal acojono encima que continúa asustándose de cualquier cosa. Yo diría que es una de esas bromas que no se olvidan facilmente.