gatoardilla
Rubén Gaviria de Medellín (Colombia) encontró una ardilla roja herida en un parque, decidió llevársela a casa y curarla de sus heridas, lo que no esperaba es que fuera tan bien recibida por parte de su gata, la cual la adoptó como si fuera una más de su especie.

Hace unos días hablaba de algo similar con un amigo que tiene en casa un gato y un pájaro, tan amigos que el pájaro se posa a lomos del felino y pasean por la casa, digno de ver. Creo que a pesar del instinto de algunos animales que por naturaleza no son compatibles o son enemigos por genética, se puede alterar y crear lazos de amistad. Es cierto y aplicable al caso eso que dice que el roce hace el cariño.

Por otra parte, en la mayoría de casos se debe a una confusión por parte de uno o de ambos animales, en el caso de la gata que nos ocupa por lo visto estaba recién parida, por lo que pudo confundir a la ardilla con una cría más. Incluso existe un pequeño truco para que un animal que acaba de parir adopte a otro de distinta especie, se trata de impregnar al nuevo animal con el aroma de la hembra recién parida, de esta forma creerá que se trata de uno más de su camada.

cat-and-squirrel-
cat-and-squirrel-1
cat-and-squirrel-2
cat-and-squirrel-3
cat-and-squirrel-5
cat-red-squirrel-
cat-squirrel-
kittens-and-squirrel