Una Británica llamada Shannon, ha conmocionado a los Británicos por su extraña adición a la gasolina. Hasta 12 cucharaditas por día, es la cantidad que esta joven ingiere para según ella, sentirse bien, y a pesar de que tras tragarla quema su garganta.

La noticia se ha dado conocer después de que un hombre de Carolina del Norte muriera hace unos días tras ingerir gasolina de una garrafa. Los médicos advierten que su consumo puede provocar, diarreas, quemaduras, vómitos e incluso, cómo en el caso anterior, la muerte.