Cada vez que hay un evento motero, ya sea por carreras de motos, concentraciones etc, tiene que haber algún irresponsable que se emociona y empieza a hacer locuras para impresionar al resto de presentes.

Lo malo es que en muchas ocasiones estas situaciones acaban en tragedia. Según indican, el piloto en este caso perdió la vida casi en el acto.