Posiblemente este video pueda ser una visión de como será el futuro, ya que lo raro es ver a abuelos haciendo guarrerías (que los hay) pero si ya partimos de la base de que los guarros somos nosotros… pues oye, mientras que el cuerpo lo permita, a zumbar lo que haga falta.

Si tenemos eso en cuenta y nos imaginamos un cumpleaños de una abuela dentro de 50 años, es posible que el resultado fuese algo similar a esto. Sexo, drogas y alboroto. Una combinación explosiva en la que participan estas ancianas para pasar una buena noche. Sin duda, las risas están aseguradas.

Gracias Guillermo.