Sin duda una de las pruebas de motor más espectaculares que se celebran en todo el mundo, es la de Isla de Man, donde las motos que disputan la Tourist Trophy circulan a velocidades de vértigo por las calles cerradas al tráfico de La Isla.

Para un piloto debe ser espectacular y a la vez acojonante ir a más de 300km/h por estas carreteras y calles, el corazón debe ir a mil por hora y más aún si te pasa lo que al piloto del vídeo, atentos que no tiene desperdicio.