Anuncios Skokka
27.708 visitas

A tiros con un perro

Rusia, se trataba de un American Staffordshire Terrier el cual había mordido al propietario y luego atacó a varios transeúntes. La policía y los trabajadores de rescate llegaron a la escena pero no consiguieron hacerse con el control del animal por lo que la policía decidió acabar con él a tiros.

Fueron necesarios hasta 6 disparos para terminar con la vida del animal, no sin antes haber intentado sin éxito ponerle un tranquilizante. Al parecer el perro había mordido a su dueño de 23 años de edad a una niña que se encontraba en el parque y a un adiestrador.

Sigue viendo contenido interesante...

  • Tit0lin

    Con permiso de d0n-vito voy a postear el primero…
    —————————————————————-

    Una lastima aunque me he fijado que con la de tiros que le meten, deben haber fallado casi todos porque no veas como sigue corriendo el perro, dudo mucho que esté tan estupendo al alcanzarle algún disparo.

  • Lil Bipmu

    Me da coraje ver estos vídeos por que el animal no tiene culpa y siempre acaban matando, la culpa es de quien lo halla tenido o criado,por que yo crió y tengo perros como este y no son como los pintan,si el dueño es un inconsciente, el animal lógico que sera igual pero si el dueño tiene dos dedo de luces,el animal hará todo lo que le diga su dueño y vera la imagen del hombre como su superior y amo,si serán razas peligrosa pero lo serán dependiendo del subnormal que lo tenga,como digo no puedes darle un arma a un tonto.

  • Nemesis01

    buee, se compran unas mascotas agresivas y depues no las pueden dominar.,

  • Shegar

    Atentos todos…por que el primer disparo del segundo policia…le da al tio que estaba siendo mordido!! 00:07 00:08 el policia dispara en direccion al perro pero justo detras esta el hombre tendido en el suelo…se puede “ver” el momento en el que ese hombre recive el disparo! FIJAROS!

  • erlobito

    Rockerj:
    buee, se compran unas mascotas agresivas y depues no las pueden dominar.,

    estas mascotas para nada son agresivas.. como bien dicen anteriormente es segun el dueño lo crie y lo eduque..yo tengo un pitbull rednose y si es cierto k esta echo un toro con un pecho enorme pero to lo que tiene de grande lo tiene de buenazo..vamos.. yo diria k los perretes estos k parecen de juguete son mas agresivos

  • Michel

    Lil Bipmu:
    Me da coraje ver estos vídeos por que el animal no tiene culpa y siempre acaban matando, la culpa es de quien lo halla tenido o criado,por que yo crió y tengo perros como este y no son como los pintan,si el dueño es un inconsciente, el animal lógico que sera igual pero si el dueño tiene dos dedo de luces,el animal hará todo lo que le diga su dueño y vera la imagen del hombre como su superior y amo,si serán razas peligrosa pero lo serán dependiendo del subnormal que lo tenga,como digo no puedes darle un arma a un tonto.

    los perros esos es verdad que por culpa del dueño, pero tambien la naturaleza de ese tipo de perros es bastante agresiva y cuando se llega al punto de que no se pueda controlar a un perro tan bravo, tiene que ser sacrificado porque practicamente se considera ya un asesino, y para que arriesgarse

  • Michel

    Diciendo esto, hace poco me fui a un dormitorio como estudiante de segundo año en mi universidad, y un amigo mío me regalo su antigua Nintendo 64 para jugar. Estaba contento de poder jugar a todos esos juegos antiguos de mi juventud que llevo sin tocar al menos una década. Su Nintendo 64 venia con un controlador amarillo y una copia de Super Smash Brothers, y no hace falta decir que no tarde mucho en aburrirme de vencer a IAs de nivel 9

    Ese fin de semana decidí dar una vuelta con mi coche por varios vecindarios a unos 20 minutos de mi campus, echando un ojo a los rastrillos de los garajes esperando hacerme con unos buenos juegos, a grandes precios, gracias a unos padres ignorantes. Conseguí una copia de Pokemon Stadium, Goldeneye, F-Zero y otros dos controladores a 2 dólares cada uno. Satisfecho, estaba preparado para abandonar el vecindario cuando preste atención a una última casa. Aun no tengo ni idea de por que me atrajo, no vi coches en ella y solo había una mesa llena de basura pero algo me dijo que tenia que ir. Suelo hacer caso a estas sensaciones, así que salí del coche y un anciano me dio la bienvenida. Su apariencia era, a falta de una palabra mejor, inquietante. Era extraño, si me preguntas por que me inquietaba no sabría realmente señalar nada, pero había algo en el que me hacia permanecer alerta. No lo puedo explicar. Solo os digo que si no llega a ser por la tarde, y oyendo a otras personas de fondo, jamás podría haberme acercado a ese hombre.

    Me sonrío con su mandíbula torcida cuando le pregunte lo que estaba buscando, y inmediatamente me di cuenta de que debía estar ciego de un ojo, el derecho, el cual mantenía una mirada perdida a la distancia. Intente forzosamente mantener la mirada en su ojo izquierdo, intentando no ofenderle, y le pregunte si tenía algún videojuego antiguo.

    Cuando ya estaba pensando como podría pedir disculpas de buena manera si me dijera que no tenía ni idea de que era un videojuego, para mi sorpresa, me dijo que tenía algunos en una caja vieja. Entonces me aseguro que volvería en un instante y se fue hacia el garaje. En cuanto vi. como se fue cojeando, no pude evitar darme cuenta de lo que estaba vendiendo. Sobre la mesa había unas… cuanto menos, pinturas bastante peculiares. Varias obras de arte que parecían manchas de tinta que un psiquiatra te mostraría. Curioso, las mire todas (estaba claro por que nadie visitaba este garaje, no eran ni mucho menos una vista muy agradable). Cuando llegue al ultimo, por alguna razón me recordó a ” Majora Mask ” -El mismo cuerpo con forma de corazón, con pequeñas estacas hacia fuera. Realmente, en mis adentros, pensé que, al haber albergado la esperanza de poder encontrar este juego en los rastrillos, alguna cosa Freduniana estaba proyectándose a si misma en esas manchas de tinta, pero después de los eventos ocurridos no sabría decirlo. Debería haberle preguntado al hombre sobre ellas. Desearía haberlo hecho.

    Después de mirar el dibujo que se parecía a la mascara, mire hacia arriba y vi. como el hombre había vuelto de nuevo, como a un brazo de distancia, justo delante de mi, sonriendo. Admito que salte de forma refleja y sonreí nerviosamente cuando el me acerco un cartucho de Nintendo 64. Era un cartucho estándar, color gris, excepto que alguien había escrito Majora en el con permanente negro. Tenia mariposas en mi estomago tan pronto como me di cuenta de la coincidencia y le pregunte cuando quería por el.

    El anciano sonrío y me dijo que podía llevármelo gratis, que había pertenecido a un chico de mi edad que ya no vivía en este sitio. Había algo extraño en como se expresó el anciano, pero realmente no le preste demasiada atención, estaba demasiado contento no solo de haber conseguido el juego, además había sido gratis

    Estaba un poco escéptico pensando que este cartucho no tenia ninguna garantía de funcionar, pero el optimismo me inundo cuando pensé que podría ser alguna versión Beta o Pirata del mismo y era mas que suficiente para poder irme. Agradecí nuevamente al hombre y este me sonrío, despidiéndose de mi con buenos modales, para terminar diciendo “Adiós entonces” (Goodbye Then). Al menos eso me pareció. Todo el camino a casa estuve dudando, y pensé que el hombre había dicho algo mas. Mis pensamientos fueron confirmados cuando arranque el juego (para mi sorpresa, funcionaba correctamente) y solo había un fichero, llamado simplemente “BEN”. Adiós Ben (Goodbye Ben), había dicho Adiós Ben. Me sentí mal por el hombre, obviamente tenia un nieto y estaba volviéndose senil, y por alguna le había recordado -de una forma u otra- a su nieto “Ben”.

    Con curiosidad, eche un vistazo al fichero durante largo rato. Puedo decir que había llegado muy lejos -Tenia casi todas las mascaras y 3/4 restos de los jefes. Vi que uso una estatua de búho para guardar el juego, estaba en el día 3 en el Templo de la torre de piedra con algo menos de una hora para que la luna se estrellara. Recuerdo haber pensado que era una pena que hubiese llegado tan lejos en el juego, pero nunca lo hubiera acabado. Cree un nuevo archivo llamado “link”, como era tradición, y empecé el juego, preparado para revivir mi infancia

    Para un cartucho con tan mala pinta, estaba impresionado de lo fluido que funcionaba. Literalmente parecía una copia legal del mismo salvo por algunos problemillas aquí y allá (como algunas texturas donde no deberían estar, algunos flash aleatorios en intervalos cortos, no estaba nada mal).

    Aun así, la única cosa que era un poco enervante era que algunas veces los NPC me llamaban “Link”, y otras veces me llamaban “BEN”. Supuse que era un bug -Un fallo de programación derivado de que nuestra partidas se hubiesen mezclado, o algo así. Estuvo molestándome un buen rato hasta que, cuando me pase el Templo de WoodFall fui a las partidas salvadas y borre el archivo “BEN” (Intentaba preservar este archivo por respeto al dueño original del juego. No es que necesitara dos partidas), esperando que esto resolviera el problema. Lo hizo, y no lo hizo, ahora los NPC no me llamaban nada, donde debía estar mi nombre había un espacio en blanco (el archivo seguía llamándose “Link” aun así). Frustrado, y con deberes por hacer, deje el juego por un día.

    Volví a jugar al juego la pasada noche, consiguiendo las Gafas de la verdad y completando el Templo de la Cabeza de Nieve. En ese momento algunos de vosotros, jugadores mas hardcore de La mascara de Majora, conoceréis el glitch de “El cuarto día” -Para aquellos que no pueden Googlear, hay que esperar a que el reloj este cerca de llegar a 00:00:00 en el día final y hablar con el astrónomo para mirar el telescopio. Si lo hacías en el momento correcto, la cuenta atrás desaparecería y podrías contar con otro día para terminar aquello que estuvieras haciendo. Decidido a hacer este glitch para terminar el Templo de la cabeza de Hielo, parece que me salio bien en el primer intento pues el cronometro de arriba desapareció.

    Sin embargo, cuando pulse B para dejar el telescopio, en vez de recibir las gracias del astrónomo me encontré en la zona donde debía luchar contra el Jefe Majora al final del juego, en la arena, mirando fijamente al niño Calavera que flotaba en el aire. No había ningún sonido, solamente el flotando en el aire por encima de mi, y la música de fondo normal de la zona (seguía siendo inquietante). Inmediatamente mis manos empezaron a sudar, definitivamente esto no era normal, El chico calavera NUNCA aparece ahí. Intente recorrer la zona, y no importaba a donde fuera, el chico seguía moviendo su cabeza, mirándome fijamente, sin decir nada. Nada pasaba, y estuve así como unos sesenta segundos. Pensé que el juego estaba estropeado o algo así, pero empezaba a dudarlo.

    Estaba apunto de tocar el botón de reset cuando un texto apareció en mi pantalla “No estas seguro de por que, pero aparentemente tienes una reserva…”. Instantáneamente reconocí ese texto, aparece cuando consigues la llave de la habitación, por parte de Anju en la posada Stock Pot, pero, ¿Por que había aparecido aquí? Descarte pensar que era casi como si el juego intentara comunicarse conmigo. Empecé a recorrer la habitación de nuevo, comprobando que durante algunos momentos el juego tenia alguna especie de momento en el que me daba la opción de interactuar con alguien, entonces me di cuenta de lo entupido que parecía, pensar que alguien reprogramaría un juego así era absurdo. Seguro de mi mismo, quince segundos después otro mensaje apareció en la pantalla, y era como el anterior, una frase ya existente “¿Ir a la guarida del jefe del templo? Si/No”. Pause por un momento, pensando que debería elegir y como reaccionaria el juego, cuando me di cuenta de que no podía seleccionar no.
    Entonces respire fuerte y presione “Si”, y la pantalla se volvió blanca, con las letras “El amanecer de un nuevo día” y el subtexto “|||||||” en el. A donde fui transportado me lleno del mas intenso terror, casi paralizante, que nunca haya experimentado.

    La única manera de la que puedo describir como me sentía en ese momento era tener un sentimiento deprimente a una escala muy profunda. Nunca he sido un chico deprimido, pero lo que sentí era algo que ni siquiera sabia que existía. Era como si una presencia retorcida y poderosa estuviera encima de mí.

    Aparecí en una extraña versión Crepuscular de la ciudad Reloj. Camine hacia fuera (como normalmente harías cuando empiezas en el día 1) y me di cuenta de que todos los habitantes habían desaparecido. Normalmente, incluso con el glitch del “Cuarto Día”, sigues viendo a los guardias y el perro que corre fuera de la torre. Esta vez, todos habían desaparecido. Habían sido reemplazados por un sentimiento de que algo estaba fuera de lugar allí, en el mismo lugar que yo, y me vigilaba. Tenía cuatro corazones y el arco del Héroe, pero en este punto ya no me importaba mi avatar. De alguna manera, sentía que yo mismo estaba en peligro. Puede que lo mas chirriante fuera la música -Era la canción de curación, retocada del mismo juego, pero tocada al revés. La música no paraba de hacerse más fuerte, haciéndote esperar que algo apareciera de repente delante tuya, pero no pasaba nada, y el bucle constante empezó a hacer mella en mi estado mental.

    En todas partes, oía de manera tenue la risa del vendedor de mascaras en el fondo, lo suficientemente débiles para que no estuviera seguro de si estaba oyendo cosas pero suficientemente alto para que mi determinación me obligara a buscarlo. Busque por las cuatro zonas de la torre del reloj, y no encontré nada… ni a nadie. Algunas texturas se habían perdido, la torre oeste del Reloj me hacia caminar en el aire, toda la zona parecía… rota. Sin esperanza de poder ser salvada. Cuando la canción de curación se repitió la que debió ser su 50a vez, aun me recuerdo permaneciendo en mitad de la torre Sur del reloj, dándome cuenta de que nunca me había sentido tan solo en un videojuego.

    Mientras caminaba por la ciudad fantasma, no se si fue por culpa de la mezcla de las texturas y atmosfera del lugar, unidos la música que me atormentaba, antes tranquila y pacifica, había sido distorsionada y destrozada, me sentía al borde de las lagrimas y no tenia idea por que. Difícilmente he llorado alguna vez, pero algo me había agarrado y se unía al fuerte sentimiento de depresión que se me hacia tan extraño.

    Intente huir de la torre del reloj, pero cada vez que lo hacia, la pantalla se volvía negra y me llevaba a otra parte de la torre. Intente tocar la ocarina. Quería escapar, no quería estar ahí. Pero siempre que tocaba la canción del tiempo o vuelo solo me decía “Tus notas resuenan a lo lejos, pero no ha pasado nada”. Para entonces, era obvio que el juego no quería que me fuera, pero no tenia ni idea de por que quería mantenerme allí. No deseaba ir a los edificios. Sentía que ahí seria muy vulnerable contra aquello que me estaba aterrorizando. No se por que, pero me vino la idea de que era posible que si me ahogaba a mi mismo en el agua de la lavandería aparecería en otro lugar y podría salir de allí.

    Tan pronto como pase la zona y fui al agua, ocurrió todo. Link se agarro la cabeza y la pantalla me lanzo un flash de el vendedor de mascaras sonriéndome – no a link- y el grito del niño Calavera en el fondo. Tan pronto como la pantalla volvió estaba justo delante de una estatua de Link de las que aparecen tocando la Elegía de vacío (Elegy of emptiness). Grite tan pronto como esa cosa apareció detrás de mí, con esa horrible expresión en la cara. Me di la vuelta y corrí hacia la torre sur del reloj, pero para mi horror la maldita estatua estaba persiguiéndome, de una manera solo comparable con los Ángeles del Llanto del doctor Who. Siempre, en intervalos aleatorios, aparecía una animación que invocaba la estatua detrás de mí. Es como si estuviera persiguiéndome o-No quiero decirlo- atormentándome.

    En ese momento ya estaba al borde de la histeria, pero en ningún momento se me ocurrió apagar la consola. No se por que, pero estaba envuelto en esto -El terror era tan real. Intente mover la estatua, pero literalmente aparecía justo detrás de mi en cada momento. Link empezó a hacer animaciones extrañas que nunca le había visto hacer, empezó a agitar sus brazos y tener espasmos aleatoriamente y la escena no paraba de cortarse para mostrarme de nuevo al vendedor de mascaras sonriendo, para justo después volverme a poner cara a cara con la maldita estatua. Fijamente corrí al dojo de los maestros de la espada, no se por que, pero en el pánico que sentía quería tener alguna certeza de que no me encontraba solo. No encontré a nadie, pero cuando iba a volverme para abandonar la zona, la estatua me arrincono en el cuchitril de atrás. Intente atacarle con la espada pero no había ninguna reacción. Confundido, y arrinconado, me quede mirando a la estatua esperando que esta me matara. De repente, la pantalla volvió a lanzarme un flash con el vendedor de mascaras y link, mirando fijamente a mi pantalla, permaneciendo de manera vertical como un reflejo de la estatua, mirándome junto a su copia. Literalmente, estaban mirándome a mi. Todo lo que había dejado atrás del cuarto muro estaba totalmente destrozado cuando salí del dojo, asustado. Y nuevamente, el juego me transporto a un túnel subterráneo y la canción de curación revertida paro como si me dieran un tiempo de descanso antes de que la estatua apareciera otra vez detrás mío, esta vez, mucho mas agresiva. Solo podía dar un par de pasos antes de que volviera a aparecer detrás de mí. Rápidamente salí del túnel y aparecí en la torre más al sur del reloj. Corriendo sin fijarme a donde, en un estado de puro pánico, se oyó por el fondo un grito y la pantalla se volvió oscura, y el texto “Amanecer de un nuevo dia |||||” inundo mi pantalla.

    La pantalla volvió a cambiar a negro y tras esto yo me encontraba en la parte más alta de la torre del reloj, con el Chico Calavera sobrevolándome nuevamente, en silencio. Mire hacia arriba, la luna había vuelto, y estaba justo unos metros encima de mi cabeza, pero el chico Calavera no paraba de mirarme, atormentándome, con su maldita mascara. Una nueva canción empezó a sonar – La canción del templo de piedra tocada en reverso. En un desesperado intento, equipe mi arco y dispare al Chico calavera, y conseguí darle como pude comprobar cuando hacia una animación en la que volvía hacia atrás su cuerpo. Le dispare otra vez y en la tercera flecha, un texto apareció, diciendo “Esto no te va a hacer ningún bien… jeeee, jeee”. Me levantaron del suelo, levitando de espaldas y Link empezó a gritar mientras empezó a arder en llamas que instantáneamente acabaron con su vida.

    Di un salto cuando esto pasó. Nunca había visto este movimiento usado por NADIE en el juego y el mismo Chico calavera no tiene ningún movimiento. Cuando la escena de muerte apareció mi cuerpo muerto seguía en llamas, y el Chico calavera se río mientras la pantalla se descoloría a negro otra vez, solo para volver a aparecer en el mismo sitio. Decidí cargar contra el, pero volvió a pasar, el cuerpo de Link fue elevado por alguna fuerza misteriosa y inmediatamente fue rodeado por las llamas. Esta vez durante la escena de muerte, volvió a sonar la canción de curación revertida. En mi tercer (y ultimo intento) me di cuenta de que ya no había música, y que solo un silencio fantasmal me acompañaba. Recordé que en el encuentro original con el chico calavera debías tocar la ocarina para volver en el tiempo o invocar a los gigantes. Intente tocar esta canción pero antes de que tocara la ultima nota, el cuerpo de Link fue engullido en llamas y murió.

    Cuando la escena de muerte estaba cerca de acabar, el juego empezó a fallar, como si el cartucho estuviera intentando procesar demasiado de… algo y la escena volvió. Fue la misma escena que las tres veces anteriores, excepto que Link yacía muerto de una manera que nunca había visto en el juego, con su cabeza inclinada hacia la cámara, y el Chico Calavera flotando sobre el. No podía moverme, no podía presionar ningún botón, todo lo que podía hacer era fijarme en el cuerpo muerto de Link. Después de unos treinta segundos así, el juego simplemente se descolorió con el mensaje “Te has encontrado con un destino terrible, ¿No es así?”, antes de enviarte de nuevo a la escena de titulo.

    De nuevo en la pantalla de titulo, mientras reiniciaba el juego, me di cuenta de que mi archivo ya no se estaba. En vez de “Link” había sido reemplazado por “TU TURNO” (YOUR TURN). “TU TURNO” tenía 3 corazones, 0 mascaras y ningún objeto. Seleccione “TU TURNO” y tan pronto como lo hice, me enviaron de vuelta a la escena en la punta de la torre del reloj con Link muerto y el Chico Calavera sobrevolándole, con su risa sonando una y otra vez. Rápidamente pulse el botón de reset y cuando el juego se inicio de nuevo, había un nuevo archivo debajo de “TU TURNO” llamado… “BEN”. La partida de “BEN” había vuelto tal y como estaba antes de que la borrara, en el templo de piedra, poco antes de que la luna se estrellara.

    Para entonces había apagado el juego. No soy supersticioso pero esto me ha jodido incluso a mi. No he jugado en todo el día, dios, ni siquiera he dormido esta noche. No paraba de oír la canción de curación revertida y no paraba de recordar el sentimiento de terror cuando recorría la torre del reloj. Me subí al coche y volví a la casa del anciano dispuesto a hacerle unas preguntas con un compañero mío (De ninguna manera iba a ir allí solo) solo para encontrarme con un cartel de se vende delante, y cuando toque la puerta, nadie me contesto.

    Ahora estoy de vuelta, escribiendo el resto de mis pensamientos y grabando lo que paso, lo siento por algunos errores gramaticales. No he dormido nada. Estoy aterrorizado con este juego, mas ahora que he escrito por segunda vez esto entero, pero siento que hay algo mas de lo que el ojo ve, y algo me esta llamando para investigarlo mas a fondo. Creo que “BEN” tiene algo que ver en la ecuación, pero no se como, y si puedo reencontrarme con el anciano entonces podré conseguir algunas respuestas. Necesito otro día para recuperarme antes de enfrentarme a este juego de nuevo, ya se ha llevado por delante parte de mi cordura, pero la próxima vez que haga algo grabare mi trabajo todo el rato. La idea de grabarlo solo se me ocurrió al final, así que solo podéis ver los últimos minutos de lo que he sufrido (incluyendo el chico calavera y la estatua elegía) pero esta en youtube.

  • Tit0lin

    Que fumas tío?? tu historia me ha enganchado desde el principio!! yo quiero ver ese vídeo!!

    Michel:
    Diciendo esto, hace poco me fui a un dormitorio como estudiante de segundo año en mi universidad, y un amigo mío me regalo su antigua Nintendo 64 para jugar. Estaba contento de poder jugar a todos esos juegos antiguos de mi juventud que llevo sin tocar al menos una década. Su Nintendo 64 venia con un controlador amarillo y una copia de Super Smash Brothers, y no hace falta decir que no tarde mucho en aburrirme de vencer a IAs de nivel 9

    Ese fin de semana decidí dar una vuelta con mi coche por varios vecindarios a unos 20 minutos de mi campus, echando un ojo a los rastrillos de los garajes esperando hacerme con unos buenos juegos, a grandes precios, gracias a unos padres ignorantes. Conseguí una copia de Pokemon Stadium, Goldeneye, F-Zero y otros dos controladores a 2 dólares cada uno. Satisfecho, estaba preparado para abandonar el vecindario cuando preste atención a una última casa. Aun no tengo ni idea de por que me atrajo, no vi coches en ella y solo había una mesa llena de basura pero algo me dijo que tenia que ir. Suelo hacer caso a estas sensaciones, así que salí del coche y un anciano me dio la bienvenida. Su apariencia era, a falta de una palabra mejor, inquietante. Era extraño, si me preguntas por que me inquietaba no sabría realmente señalar nada, pero había algo en el que me hacia permanecer alerta. No lo puedo explicar. Solo os digo que si no llega a ser por la tarde, y oyendo a otras personas de fondo, jamás podría haberme acercado a ese hombre.

    Me sonrío con su mandíbula torcida cuando le pregunte lo que estaba buscando, y inmediatamente me di cuenta de que debía estar ciego de un ojo, el derecho, el cual mantenía una mirada perdida a la distancia. Intente forzosamente mantener la mirada en su ojo izquierdo, intentando no ofenderle, y le pregunte si tenía algún videojuego antiguo.

    Cuando ya estaba pensando como podría pedir disculpas de buena manera si me dijera que no tenía ni idea de que era un videojuego, para mi sorpresa, me dijo que tenía algunos en una caja vieja. Entonces me aseguro que volvería en un instante y se fue hacia el garaje. En cuanto vi. como se fue cojeando, no pude evitar darme cuenta de lo que estaba vendiendo. Sobre la mesa había unas… cuanto menos, pinturas bastante peculiares. Varias obras de arte que parecían manchas de tinta que un psiquiatra te mostraría. Curioso, las mire todas (estaba claro por que nadie visitaba este garaje, no eran ni mucho menos una vista muy agradable). Cuando llegue al ultimo, por alguna razón me recordó a ” Majora Mask ” -El mismo cuerpo con forma de corazón, con pequeñas estacas hacia fuera. Realmente, en mis adentros, pensé que, al haber albergado la esperanza de poder encontrar este juego en los rastrillos, alguna cosa Freduniana estaba proyectándose a si misma en esas manchas de tinta, pero después de los eventos ocurridos no sabría decirlo. Debería haberle preguntado al hombre sobre ellas. Desearía haberlo hecho.

    Después de mirar el dibujo que se parecía a la mascara, mire hacia arriba y vi. como el hombre había vuelto de nuevo, como a un brazo de distancia, justo delante de mi, sonriendo. Admito que salte de forma refleja y sonreí nerviosamente cuando el me acerco un cartucho de Nintendo 64. Era un cartucho estándar, color gris, excepto que alguien había escrito Majora en el con permanente negro. Tenia mariposas en mi estomago tan pronto como me di cuenta de la coincidencia y le pregunte cuando quería por el.

    El anciano sonrío y me dijo que podía llevármelo gratis, que había pertenecido a un chico de mi edad que ya no vivía en este sitio. Había algo extraño en como se expresó el anciano, pero realmente no le preste demasiada atención, estaba demasiado contento no solo de haber conseguido el juego, además había sido gratis

    Estaba un poco escéptico pensando que este cartucho no tenia ninguna garantía de funcionar, pero el optimismo me inundo cuando pensé que podría ser alguna versión Beta o Pirata del mismo y era mas que suficiente para poder irme. Agradecí nuevamente al hombre y este me sonrío, despidiéndose de mi con buenos modales, para terminar diciendo “Adiós entonces” (Goodbye Then). Al menos eso me pareció. Todo el camino a casa estuve dudando, y pensé que el hombre había dicho algo mas. Mis pensamientos fueron confirmados cuando arranque el juego (para mi sorpresa, funcionaba correctamente) y solo había un fichero, llamado simplemente “BEN”. Adiós Ben (Goodbye Ben), había dicho Adiós Ben. Me sentí mal por el hombre, obviamente tenia un nieto y estaba volviéndose senil, y por alguna le había recordado -de una forma u otra- a su nieto “Ben”.

    Con curiosidad, eche un vistazo al fichero durante largo rato. Puedo decir que había llegado muy lejos -Tenia casi todas las mascaras y 3/4 restos de los jefes. Vi que uso una estatua de búho para guardar el juego, estaba en el día 3 en el Templo de la torre de piedra con algo menos de una hora para que la luna se estrellara. Recuerdo haber pensado que era una pena que hubiese llegado tan lejos en el juego, pero nunca lo hubiera acabado. Cree un nuevo archivo llamado “link”, como era tradición, y empecé el juego, preparado para revivir mi infancia

    Para un cartucho con tan mala pinta, estaba impresionado de lo fluido que funcionaba. Literalmente parecía una copia legal del mismo salvo por algunos problemillas aquí y allá (como algunas texturas donde no deberían estar, algunos flash aleatorios en intervalos cortos, no estaba nada mal).

    Aun así, la única cosa que era un poco enervante era que algunas veces los NPC me llamaban “Link”, y otras veces me llamaban “BEN”. Supuse que era un bug -Un fallo de programación derivado de que nuestra partidas se hubiesen mezclado, o algo así. Estuvo molestándome un buen rato hasta que, cuando me pase el Templo de WoodFall fui a las partidas salvadas y borre el archivo “BEN” (Intentaba preservar este archivo por respeto al dueño original del juego. No es que necesitara dos partidas), esperando que esto resolviera el problema. Lo hizo, y no lo hizo, ahora los NPC no me llamaban nada, donde debía estar mi nombre había un espacio en blanco (el archivo seguía llamándose “Link” aun así). Frustrado, y con deberes por hacer, deje el juego por un día.

    Volví a jugar al juego la pasada noche, consiguiendo las Gafas de la verdad y completando el Templo de la Cabeza de Nieve. En ese momento algunos de vosotros, jugadores mas hardcore de La mascara de Majora, conoceréis el glitch de “El cuarto día” -Para aquellos que no pueden Googlear, hay que esperar a que el reloj este cerca de llegar a 00:00:00 en el día final y hablar con el astrónomo para mirar el telescopio. Si lo hacías en el momento correcto, la cuenta atrás desaparecería y podrías contar con otro día para terminar aquello que estuvieras haciendo. Decidido a hacer este glitch para terminar el Templo de la cabeza de Hielo, parece que me salio bien en el primer intento pues el cronometro de arriba desapareció.

    Sin embargo, cuando pulse B para dejar el telescopio, en vez de recibir las gracias del astrónomo me encontré en la zona donde debía luchar contra el Jefe Majora al final del juego, en la arena, mirando fijamente al niño Calavera que flotaba en el aire. No había ningún sonido, solamente el flotando en el aire por encima de mi, y la música de fondo normal de la zona (seguía siendo inquietante). Inmediatamente mis manos empezaron a sudar, definitivamente esto no era normal, El chico calavera NUNCA aparece ahí. Intente recorrer la zona, y no importaba a donde fuera, el chico seguía moviendo su cabeza, mirándome fijamente, sin decir nada. Nada pasaba, y estuve así como unos sesenta segundos. Pensé que el juego estaba estropeado o algo así, pero empezaba a dudarlo.

    Estaba apunto de tocar el botón de reset cuando un texto apareció en mi pantalla “No estas seguro de por que, pero aparentemente tienes una reserva…”. Instantáneamente reconocí ese texto, aparece cuando consigues la llave de la habitación, por parte de Anju en la posada Stock Pot, pero, ¿Por que había aparecido aquí? Descarte pensar que era casi como si el juego intentara comunicarse conmigo. Empecé a recorrer la habitación de nuevo, comprobando que durante algunos momentos el juego tenia alguna especie de momento en el que me daba la opción de interactuar con alguien, entonces me di cuenta de lo entupido que parecía, pensar que alguien reprogramaría un juego así era absurdo. Seguro de mi mismo, quince segundos después otro mensaje apareció en la pantalla, y era como el anterior, una frase ya existente “¿Ir a la guarida del jefe del templo? Si/No”. Pause por un momento, pensando que debería elegir y como reaccionaria el juego, cuando me di cuenta de que no podía seleccionar no.
    Entonces respire fuerte y presione “Si”, y la pantalla se volvió blanca, con las letras “El amanecer de un nuevo día” y el subtexto “|||||||” en el. A donde fui transportado me lleno del mas intenso terror, casi paralizante, que nunca haya experimentado.

    La única manera de la que puedo describir como me sentía en ese momento era tener un sentimiento deprimente a una escala muy profunda. Nunca he sido un chico deprimido, pero lo que sentí era algo que ni siquiera sabia que existía. Era como si una presencia retorcida y poderosa estuviera encima de mí.

    Aparecí en una extraña versión Crepuscular de la ciudad Reloj. Camine hacia fuera (como normalmente harías cuando empiezas en el día 1) y me di cuenta de que todos los habitantes habían desaparecido. Normalmente, incluso con el glitch del “Cuarto Día”, sigues viendo a los guardias y el perro que corre fuera de la torre. Esta vez, todos habían desaparecido. Habían sido reemplazados por un sentimiento de que algo estaba fuera de lugar allí, en el mismo lugar que yo, y me vigilaba. Tenía cuatro corazones y el arco del Héroe, pero en este punto ya no me importaba mi avatar. De alguna manera, sentía que yo mismo estaba en peligro. Puede que lo mas chirriante fuera la música -Era la canción de curación, retocada del mismo juego, pero tocada al revés. La música no paraba de hacerse más fuerte, haciéndote esperar que algo apareciera de repente delante tuya, pero no pasaba nada, y el bucle constante empezó a hacer mella en mi estado mental.

    En todas partes, oía de manera tenue la risa del vendedor de mascaras en el fondo, lo suficientemente débiles para que no estuviera seguro de si estaba oyendo cosas pero suficientemente alto para que mi determinación me obligara a buscarlo. Busque por las cuatro zonas de la torre del reloj, y no encontré nada… ni a nadie. Algunas texturas se habían perdido, la torre oeste del Reloj me hacia caminar en el aire, toda la zona parecía… rota. Sin esperanza de poder ser salvada. Cuando la canción de curación se repitió la que debió ser su 50a vez, aun me recuerdo permaneciendo en mitad de la torre Sur del reloj, dándome cuenta de que nunca me había sentido tan solo en un videojuego.

    Mientras caminaba por la ciudad fantasma, no se si fue por culpa de la mezcla de las texturas y atmosfera del lugar, unidos la música que me atormentaba, antes tranquila y pacifica, había sido distorsionada y destrozada, me sentía al borde de las lagrimas y no tenia idea por que. Difícilmente he llorado alguna vez, pero algo me había agarrado y se unía al fuerte sentimiento de depresión que se me hacia tan extraño.

    Intente huir de la torre del reloj, pero cada vez que lo hacia, la pantalla se volvía negra y me llevaba a otra parte de la torre. Intente tocar la ocarina. Quería escapar, no quería estar ahí. Pero siempre que tocaba la canción del tiempo o vuelo solo me decía “Tus notas resuenan a lo lejos, pero no ha pasado nada”. Para entonces, era obvio que el juego no quería que me fuera, pero no tenia ni idea de por que quería mantenerme allí. No deseaba ir a los edificios. Sentía que ahí seria muy vulnerable contra aquello que me estaba aterrorizando. No se por que, pero me vino la idea de que era posible que si me ahogaba a mi mismo en el agua de la lavandería aparecería en otro lugar y podría salir de allí.

    Tan pronto como pase la zona y fui al agua, ocurrió todo. Link se agarro la cabeza y la pantalla me lanzo un flash de el vendedor de mascaras sonriéndome – no a link- y el grito del niño Calavera en el fondo. Tan pronto como la pantalla volvió estaba justo delante de una estatua de Link de las que aparecen tocando la Elegía de vacío (Elegy of emptiness). Grite tan pronto como esa cosa apareció detrás de mí, con esa horrible expresión en la cara. Me di la vuelta y corrí hacia la torre sur del reloj, pero para mi horror la maldita estatua estaba persiguiéndome, de una manera solo comparable con los Ángeles del Llanto del doctor Who. Siempre, en intervalos aleatorios, aparecía una animación que invocaba la estatua detrás de mí. Es como si estuviera persiguiéndome o-No quiero decirlo- atormentándome.

    En ese momento ya estaba al borde de la histeria, pero en ningún momento se me ocurrió apagar la consola. No se por que, pero estaba envuelto en esto -El terror era tan real. Intente mover la estatua, pero literalmente aparecía justo detrás de mi en cada momento. Link empezó a hacer animaciones extrañas que nunca le había visto hacer, empezó a agitar sus brazos y tener espasmos aleatoriamente y la escena no paraba de cortarse para mostrarme de nuevo al vendedor de mascaras sonriendo, para justo después volverme a poner cara a cara con la maldita estatua. Fijamente corrí al dojo de los maestros de la espada, no se por que, pero en el pánico que sentía quería tener alguna certeza de que no me encontraba solo. No encontré a nadie, pero cuando iba a volverme para abandonar la zona, la estatua me arrincono en el cuchitril de atrás. Intente atacarle con la espada pero no había ninguna reacción. Confundido, y arrinconado, me quede mirando a la estatua esperando que esta me matara. De repente, la pantalla volvió a lanzarme un flash con el vendedor de mascaras y link, mirando fijamente a mi pantalla, permaneciendo de manera vertical como un reflejo de la estatua, mirándome junto a su copia. Literalmente, estaban mirándome a mi. Todo lo que había dejado atrás del cuarto muro estaba totalmente destrozado cuando salí del dojo, asustado. Y nuevamente, el juego me transporto a un túnel subterráneo y la canción de curación revertida paro como si me dieran un tiempo de descanso antes de que la estatua apareciera otra vez detrás mío, esta vez, mucho mas agresiva. Solo podía dar un par de pasos antes de que volviera a aparecer detrás de mí. Rápidamente salí del túnel y aparecí en la torre más al sur del reloj. Corriendo sin fijarme a donde, en un estado de puro pánico, se oyó por el fondo un grito y la pantalla se volvió oscura, y el texto “Amanecer de un nuevo dia |||||” inundo mi pantalla.

    La pantalla volvió a cambiar a negro y tras esto yo me encontraba en la parte más alta de la torre del reloj, con el Chico Calavera sobrevolándome nuevamente, en silencio. Mire hacia arriba, la luna había vuelto, y estaba justo unos metros encima de mi cabeza, pero el chico Calavera no paraba de mirarme, atormentándome, con su maldita mascara. Una nueva canción empezó a sonar – La canción del templo de piedra tocada en reverso. En un desesperado intento, equipe mi arco y dispare al Chico calavera, y conseguí darle como pude comprobar cuando hacia una animación en la que volvía hacia atrás su cuerpo. Le dispare otra vez y en la tercera flecha, un texto apareció, diciendo “Esto no te va a hacer ningún bien… jeeee, jeee”. Me levantaron del suelo, levitando de espaldas y Link empezó a gritar mientras empezó a arder en llamas que instantáneamente acabaron con su vida.

    Di un salto cuando esto pasó. Nunca había visto este movimiento usado por NADIE en el juego y el mismo Chico calavera no tiene ningún movimiento. Cuando la escena de muerte apareció mi cuerpo muerto seguía en llamas, y el Chico calavera se río mientras la pantalla se descoloría a negro otra vez, solo para volver a aparecer en el mismo sitio. Decidí cargar contra el, pero volvió a pasar, el cuerpo de Link fue elevado por alguna fuerza misteriosa y inmediatamente fue rodeado por las llamas. Esta vez durante la escena de muerte, volvió a sonar la canción de curación revertida. En mi tercer (y ultimo intento) me di cuenta de que ya no había música, y que solo un silencio fantasmal me acompañaba. Recordé que en el encuentro original con el chico calavera debías tocar la ocarina para volver en el tiempo o invocar a los gigantes. Intente tocar esta canción pero antes de que tocara la ultima nota, el cuerpo de Link fue engullido en llamas y murió.

    Cuando la escena de muerte estaba cerca de acabar, el juego empezó a fallar, como si el cartucho estuviera intentando procesar demasiado de… algo y la escena volvió. Fue la misma escena que las tres veces anteriores, excepto que Link yacía muerto de una manera que nunca había visto en el juego, con su cabeza inclinada hacia la cámara, y el Chico Calavera flotando sobre el. No podía moverme, no podía presionar ningún botón, todo lo que podía hacer era fijarme en el cuerpo muerto de Link. Después de unos treinta segundos así, el juego simplemente se descolorió con el mensaje “Te has encontrado con un destino terrible, ¿No es así?”, antes de enviarte de nuevo a la escena de titulo.

    De nuevo en la pantalla de titulo, mientras reiniciaba el juego, me di cuenta de que mi archivo ya no se estaba. En vez de “Link” había sido reemplazado por “TU TURNO” (YOUR TURN). “TU TURNO” tenía 3 corazones, 0 mascaras y ningún objeto. Seleccione “TU TURNO” y tan pronto como lo hice, me enviaron de vuelta a la escena en la punta de la torre del reloj con Link muerto y el Chico Calavera sobrevolándole, con su risa sonando una y otra vez. Rápidamente pulse el botón de reset y cuando el juego se inicio de nuevo, había un nuevo archivo debajo de “TU TURNO” llamado… “BEN”. La partida de “BEN” había vuelto tal y como estaba antes de que la borrara, en el templo de piedra, poco antes de que la luna se estrellara.

    Para entonces había apagado el juego. No soy supersticioso pero esto me ha jodido incluso a mi. No he jugado en todo el día, dios, ni siquiera he dormido esta noche. No paraba de oír la canción de curación revertida y no paraba de recordar el sentimiento de terror cuando recorría la torre del reloj. Me subí al coche y volví a la casa del anciano dispuesto a hacerle unas preguntas con un compañero mío (De ninguna manera iba a ir allí solo) solo para encontrarme con un cartel de se vende delante, y cuando toque la puerta, nadie me contesto.

    Ahora estoy de vuelta, escribiendo el resto de mis pensamientos y grabando lo que paso, lo siento por algunos errores gramaticales. No he dormido nada. Estoy aterrorizado con este juego, mas ahora que he escrito por segunda vez esto entero, pero siento que hay algo mas de lo que el ojo ve, y algo me esta llamando para investigarlo mas a fondo. Creo que “BEN” tiene algo que ver en la ecuación, pero no se como, y si puedo reencontrarme con el anciano entonces podré conseguir algunas respuestas. Necesito otro día para recuperarme antes de enfrentarme a este juego de nuevo, ya se ha llevado por delante parte de mi cordura, pero la próxima vez que haga algo grabare mi trabajo todo el rato. La idea de grabarlo solo se me ocurrió al final, así que solo podéis ver los últimos minutos de lo que he sufrido (incluyendo el chico calavera y la estatua elegía) pero esta en youtube.

  • No se que fumara, pero me ha entretenido tanto que me he olvidado del vídeo que hay mas arriba, Stephen King postea ahora en pajarracos XDDD

  • Franklin

    Michel:
    Diciendo esto, hace poco me fui a un dormitorio como estudiante de segundo año en mi universidad, y un amigo mío me regalo su antigua Nintendo 64 para jugar. Estaba contento de poder jugar a todos esos juegos antiguos de mi juventud que llevo sin tocar al menos una década. Su Nintendo 64 venia con un controlador amarillo y una copia de Super Smash Brothers, y no hace falta decir que no tarde mucho en aburrirme de vencer a IAs de nivel 9

    Ese fin de semana decidí dar una vuelta con mi coche por varios vecindarios a unos 20 minutos de mi campus, echando un ojo a los rastrillos de los garajes esperando hacerme con unos buenos juegos, a grandes precios, gracias a unos padres ignorantes. Conseguí una copia de Pokemon Stadium, Goldeneye, F-Zero y otros dos controladores a 2 dólares cada uno. Satisfecho, estaba preparado para abandonar el vecindario cuando preste atención a una última casa. Aun no tengo ni idea de por que me atrajo, no vi coches en ella y solo había una mesa llena de basura pero algo me dijo que tenia que ir. Suelo hacer caso a estas sensaciones, así que salí del coche y un anciano me dio la bienvenida. Su apariencia era, a falta de una palabra mejor, inquietante. Era extraño, si me preguntas por que me inquietaba no sabría realmente señalar nada, pero había algo en el que me hacia permanecer alerta. No lo puedo explicar. Solo os digo que si no llega a ser por la tarde, y oyendo a otras personas de fondo, jamás podría haberme acercado a ese hombre.

    Me sonrío con su mandíbula torcida cuando le pregunte lo que estaba buscando, y inmediatamente me di cuenta de que debía estar ciego de un ojo, el derecho, el cual mantenía una mirada perdida a la distancia. Intente forzosamente mantener la mirada en su ojo izquierdo, intentando no ofenderle, y le pregunte si tenía algún videojuego antiguo.

    Cuando ya estaba pensando como podría pedir disculpas de buena manera si me dijera que no tenía ni idea de que era un videojuego, para mi sorpresa, me dijo que tenía algunos en una caja vieja. Entonces me aseguro que volvería en un instante y se fue hacia el garaje. En cuanto vi. como se fue cojeando, no pude evitar darme cuenta de lo que estaba vendiendo. Sobre la mesa había unas… cuanto menos, pinturas bastante peculiares. Varias obras de arte que parecían manchas de tinta que un psiquiatra te mostraría. Curioso, las mire todas (estaba claro por que nadie visitaba este garaje, no eran ni mucho menos una vista muy agradable). Cuando llegue al ultimo, por alguna razón me recordó a ” Majora Mask ” -El mismo cuerpo con forma de corazón, con pequeñas estacas hacia fuera. Realmente, en mis adentros, pensé que, al haber albergado la esperanza de poder encontrar este juego en los rastrillos, alguna cosa Freduniana estaba proyectándose a si misma en esas manchas de tinta, pero después de los eventos ocurridos no sabría decirlo. Debería haberle preguntado al hombre sobre ellas. Desearía haberlo hecho.

    Después de mirar el dibujo que se parecía a la mascara, mire hacia arriba y vi. como el hombre había vuelto de nuevo, como a un brazo de distancia, justo delante de mi, sonriendo. Admito que salte de forma refleja y sonreí nerviosamente cuando el me acerco un cartucho de Nintendo 64. Era un cartucho estándar, color gris, excepto que alguien había escrito Majora en el con permanente negro. Tenia mariposas en mi estomago tan pronto como me di cuenta de la coincidencia y le pregunte cuando quería por el.

    El anciano sonrío y me dijo que podía llevármelo gratis, que había pertenecido a un chico de mi edad que ya no vivía en este sitio. Había algo extraño en como se expresó el anciano, pero realmente no le preste demasiada atención, estaba demasiado contento no solo de haber conseguido el juego, además había sido gratis

    Estaba un poco escéptico pensando que este cartucho no tenia ninguna garantía de funcionar, pero el optimismo me inundo cuando pensé que podría ser alguna versión Beta o Pirata del mismo y era mas que suficiente para poder irme. Agradecí nuevamente al hombre y este me sonrío, despidiéndose de mi con buenos modales, para terminar diciendo “Adiós entonces” (Goodbye Then). Al menos eso me pareció. Todo el camino a casa estuve dudando, y pensé que el hombre había dicho algo mas. Mis pensamientos fueron confirmados cuando arranque el juego (para mi sorpresa, funcionaba correctamente) y solo había un fichero, llamado simplemente “BEN”. Adiós Ben (Goodbye Ben), había dicho Adiós Ben. Me sentí mal por el hombre, obviamente tenia un nieto y estaba volviéndose senil, y por alguna le había recordado -de una forma u otra- a su nieto “Ben”.

    Con curiosidad, eche un vistazo al fichero durante largo rato. Puedo decir que había llegado muy lejos -Tenia casi todas las mascaras y 3/4 restos de los jefes. Vi que uso una estatua de búho para guardar el juego, estaba en el día 3 en el Templo de la torre de piedra con algo menos de una hora para que la luna se estrellara. Recuerdo haber pensado que era una pena que hubiese llegado tan lejos en el juego, pero nunca lo hubiera acabado. Cree un nuevo archivo llamado “link”, como era tradición, y empecé el juego, preparado para revivir mi infancia

    Para un cartucho con tan mala pinta, estaba impresionado de lo fluido que funcionaba. Literalmente parecía una copia legal del mismo salvo por algunos problemillas aquí y allá (como algunas texturas donde no deberían estar, algunos flash aleatorios en intervalos cortos, no estaba nada mal).

    Aun así, la única cosa que era un poco enervante era que algunas veces los NPC me llamaban “Link”, y otras veces me llamaban “BEN”. Supuse que era un bug -Un fallo de programación derivado de que nuestra partidas se hubiesen mezclado, o algo así. Estuvo molestándome un buen rato hasta que, cuando me pase el Templo de WoodFall fui a las partidas salvadas y borre el archivo “BEN” (Intentaba preservar este archivo por respeto al dueño original del juego. No es que necesitara dos partidas), esperando que esto resolviera el problema. Lo hizo, y no lo hizo, ahora los NPC no me llamaban nada, donde debía estar mi nombre había un espacio en blanco (el archivo seguía llamándose “Link” aun así). Frustrado, y con deberes por hacer, deje el juego por un día.

    Volví a jugar al juego la pasada noche, consiguiendo las Gafas de la verdad y completando el Templo de la Cabeza de Nieve. En ese momento algunos de vosotros, jugadores mas hardcore de La mascara de Majora, conoceréis el glitch de “El cuarto día” -Para aquellos que no pueden Googlear, hay que esperar a que el reloj este cerca de llegar a 00:00:00 en el día final y hablar con el astrónomo para mirar el telescopio. Si lo hacías en el momento correcto, la cuenta atrás desaparecería y podrías contar con otro día para terminar aquello que estuvieras haciendo. Decidido a hacer este glitch para terminar el Templo de la cabeza de Hielo, parece que me salio bien en el primer intento pues el cronometro de arriba desapareció.

    Sin embargo, cuando pulse B para dejar el telescopio, en vez de recibir las gracias del astrónomo me encontré en la zona donde debía luchar contra el Jefe Majora al final del juego, en la arena, mirando fijamente al niño Calavera que flotaba en el aire. No había ningún sonido, solamente el flotando en el aire por encima de mi, y la música de fondo normal de la zona (seguía siendo inquietante). Inmediatamente mis manos empezaron a sudar, definitivamente esto no era normal, El chico calavera NUNCA aparece ahí. Intente recorrer la zona, y no importaba a donde fuera, el chico seguía moviendo su cabeza, mirándome fijamente, sin decir nada. Nada pasaba, y estuve así como unos sesenta segundos. Pensé que el juego estaba estropeado o algo así, pero empezaba a dudarlo.

    Estaba apunto de tocar el botón de reset cuando un texto apareció en mi pantalla “No estas seguro de por que, pero aparentemente tienes una reserva…”. Instantáneamente reconocí ese texto, aparece cuando consigues la llave de la habitación, por parte de Anju en la posada Stock Pot, pero, ¿Por que había aparecido aquí? Descarte pensar que era casi como si el juego intentara comunicarse conmigo. Empecé a recorrer la habitación de nuevo, comprobando que durante algunos momentos el juego tenia alguna especie de momento en el que me daba la opción de interactuar con alguien, entonces me di cuenta de lo entupido que parecía, pensar que alguien reprogramaría un juego así era absurdo. Seguro de mi mismo, quince segundos después otro mensaje apareció en la pantalla, y era como el anterior, una frase ya existente “¿Ir a la guarida del jefe del templo? Si/No”. Pause por un momento, pensando que debería elegir y como reaccionaria el juego, cuando me di cuenta de que no podía seleccionar no.
    Entonces respire fuerte y presione “Si”, y la pantalla se volvió blanca, con las letras “El amanecer de un nuevo día” y el subtexto “|||||||” en el. A donde fui transportado me lleno del mas intenso terror, casi paralizante, que nunca haya experimentado.

    La única manera de la que puedo describir como me sentía en ese momento era tener un sentimiento deprimente a una escala muy profunda. Nunca he sido un chico deprimido, pero lo que sentí era algo que ni siquiera sabia que existía. Era como si una presencia retorcida y poderosa estuviera encima de mí.

    Aparecí en una extraña versión Crepuscular de la ciudad Reloj. Camine hacia fuera (como normalmente harías cuando empiezas en el día 1) y me di cuenta de que todos los habitantes habían desaparecido. Normalmente, incluso con el glitch del “Cuarto Día”, sigues viendo a los guardias y el perro que corre fuera de la torre. Esta vez, todos habían desaparecido. Habían sido reemplazados por un sentimiento de que algo estaba fuera de lugar allí, en el mismo lugar que yo, y me vigilaba. Tenía cuatro corazones y el arco del Héroe, pero en este punto ya no me importaba mi avatar. De alguna manera, sentía que yo mismo estaba en peligro. Puede que lo mas chirriante fuera la música -Era la canción de curación, retocada del mismo juego, pero tocada al revés. La música no paraba de hacerse más fuerte, haciéndote esperar que algo apareciera de repente delante tuya, pero no pasaba nada, y el bucle constante empezó a hacer mella en mi estado mental.

    En todas partes, oía de manera tenue la risa del vendedor de mascaras en el fondo, lo suficientemente débiles para que no estuviera seguro de si estaba oyendo cosas pero suficientemente alto para que mi determinación me obligara a buscarlo. Busque por las cuatro zonas de la torre del reloj, y no encontré nada… ni a nadie. Algunas texturas se habían perdido, la torre oeste del Reloj me hacia caminar en el aire, toda la zona parecía… rota. Sin esperanza de poder ser salvada. Cuando la canción de curación se repitió la que debió ser su 50a vez, aun me recuerdo permaneciendo en mitad de la torre Sur del reloj, dándome cuenta de que nunca me había sentido tan solo en un videojuego.

    Mientras caminaba por la ciudad fantasma, no se si fue por culpa de la mezcla de las texturas y atmosfera del lugar, unidos la música que me atormentaba, antes tranquila y pacifica, había sido distorsionada y destrozada, me sentía al borde de las lagrimas y no tenia idea por que. Difícilmente he llorado alguna vez, pero algo me había agarrado y se unía al fuerte sentimiento de depresión que se me hacia tan extraño.

    Intente huir de la torre del reloj, pero cada vez que lo hacia, la pantalla se volvía negra y me llevaba a otra parte de la torre. Intente tocar la ocarina. Quería escapar, no quería estar ahí. Pero siempre que tocaba la canción del tiempo o vuelo solo me decía “Tus notas resuenan a lo lejos, pero no ha pasado nada”. Para entonces, era obvio que el juego no quería que me fuera, pero no tenia ni idea de por que quería mantenerme allí. No deseaba ir a los edificios. Sentía que ahí seria muy vulnerable contra aquello que me estaba aterrorizando. No se por que, pero me vino la idea de que era posible que si me ahogaba a mi mismo en el agua de la lavandería aparecería en otro lugar y podría salir de allí.

    Tan pronto como pase la zona y fui al agua, ocurrió todo. Link se agarro la cabeza y la pantalla me lanzo un flash de el vendedor de mascaras sonriéndome – no a link- y el grito del niño Calavera en el fondo. Tan pronto como la pantalla volvió estaba justo delante de una estatua de Link de las que aparecen tocando la Elegía de vacío (Elegy of emptiness). Grite tan pronto como esa cosa apareció detrás de mí, con esa horrible expresión en la cara. Me di la vuelta y corrí hacia la torre sur del reloj, pero para mi horror la maldita estatua estaba persiguiéndome, de una manera solo comparable con los Ángeles del Llanto del doctor Who. Siempre, en intervalos aleatorios, aparecía una animación que invocaba la estatua detrás de mí. Es como si estuviera persiguiéndome o-No quiero decirlo- atormentándome.

    En ese momento ya estaba al borde de la histeria, pero en ningún momento se me ocurrió apagar la consola. No se por que, pero estaba envuelto en esto -El terror era tan real. Intente mover la estatua, pero literalmente aparecía justo detrás de mi en cada momento. Link empezó a hacer animaciones extrañas que nunca le había visto hacer, empezó a agitar sus brazos y tener espasmos aleatoriamente y la escena no paraba de cortarse para mostrarme de nuevo al vendedor de mascaras sonriendo, para justo después volverme a poner cara a cara con la maldita estatua. Fijamente corrí al dojo de los maestros de la espada, no se por que, pero en el pánico que sentía quería tener alguna certeza de que no me encontraba solo. No encontré a nadie, pero cuando iba a volverme para abandonar la zona, la estatua me arrincono en el cuchitril de atrás. Intente atacarle con la espada pero no había ninguna reacción. Confundido, y arrinconado, me quede mirando a la estatua esperando que esta me matara. De repente, la pantalla volvió a lanzarme un flash con el vendedor de mascaras y link, mirando fijamente a mi pantalla, permaneciendo de manera vertical como un reflejo de la estatua, mirándome junto a su copia. Literalmente, estaban mirándome a mi. Todo lo que había dejado atrás del cuarto muro estaba totalmente destrozado cuando salí del dojo, asustado. Y nuevamente, el juego me transporto a un túnel subterráneo y la canción de curación revertida paro como si me dieran un tiempo de descanso antes de que la estatua apareciera otra vez detrás mío, esta vez, mucho mas agresiva. Solo podía dar un par de pasos antes de que volviera a aparecer detrás de mí. Rápidamente salí del túnel y aparecí en la torre más al sur del reloj. Corriendo sin fijarme a donde, en un estado de puro pánico, se oyó por el fondo un grito y la pantalla se volvió oscura, y el texto “Amanecer de un nuevo dia |||||” inundo mi pantalla.

    La pantalla volvió a cambiar a negro y tras esto yo me encontraba en la parte más alta de la torre del reloj, con el Chico Calavera sobrevolándome nuevamente, en silencio. Mire hacia arriba, la luna había vuelto, y estaba justo unos metros encima de mi cabeza, pero el chico Calavera no paraba de mirarme, atormentándome, con su maldita mascara. Una nueva canción empezó a sonar – La canción del templo de piedra tocada en reverso. En un desesperado intento, equipe mi arco y dispare al Chico calavera, y conseguí darle como pude comprobar cuando hacia una animación en la que volvía hacia atrás su cuerpo. Le dispare otra vez y en la tercera flecha, un texto apareció, diciendo “Esto no te va a hacer ningún bien… jeeee, jeee”. Me levantaron del suelo, levitando de espaldas y Link empezó a gritar mientras empezó a arder en llamas que instantáneamente acabaron con su vida.

    Di un salto cuando esto pasó. Nunca había visto este movimiento usado por NADIE en el juego y el mismo Chico calavera no tiene ningún movimiento. Cuando la escena de muerte apareció mi cuerpo muerto seguía en llamas, y el Chico calavera se río mientras la pantalla se descoloría a negro otra vez, solo para volver a aparecer en el mismo sitio. Decidí cargar contra el, pero volvió a pasar, el cuerpo de Link fue elevado por alguna fuerza misteriosa y inmediatamente fue rodeado por las llamas. Esta vez durante la escena de muerte, volvió a sonar la canción de curación revertida. En mi tercer (y ultimo intento) me di cuenta de que ya no había música, y que solo un silencio fantasmal me acompañaba. Recordé que en el encuentro original con el chico calavera debías tocar la ocarina para volver en el tiempo o invocar a los gigantes. Intente tocar esta canción pero antes de que tocara la ultima nota, el cuerpo de Link fue engullido en llamas y murió.

    Cuando la escena de muerte estaba cerca de acabar, el juego empezó a fallar, como si el cartucho estuviera intentando procesar demasiado de… algo y la escena volvió. Fue la misma escena que las tres veces anteriores, excepto que Link yacía muerto de una manera que nunca había visto en el juego, con su cabeza inclinada hacia la cámara, y el Chico Calavera flotando sobre el. No podía moverme, no podía presionar ningún botón, todo lo que podía hacer era fijarme en el cuerpo muerto de Link. Después de unos treinta segundos así, el juego simplemente se descolorió con el mensaje “Te has encontrado con un destino terrible, ¿No es así?”, antes de enviarte de nuevo a la escena de titulo.

    De nuevo en la pantalla de titulo, mientras reiniciaba el juego, me di cuenta de que mi archivo ya no se estaba. En vez de “Link” había sido reemplazado por “TU TURNO” (YOUR TURN). “TU TURNO” tenía 3 corazones, 0 mascaras y ningún objeto. Seleccione “TU TURNO” y tan pronto como lo hice, me enviaron de vuelta a la escena en la punta de la torre del reloj con Link muerto y el Chico Calavera sobrevolándole, con su risa sonando una y otra vez. Rápidamente pulse el botón de reset y cuando el juego se inicio de nuevo, había un nuevo archivo debajo de “TU TURNO” llamado… “BEN”. La partida de “BEN” había vuelto tal y como estaba antes de que la borrara, en el templo de piedra, poco antes de que la luna se estrellara.

    Para entonces había apagado el juego. No soy supersticioso pero esto me ha jodido incluso a mi. No he jugado en todo el día, dios, ni siquiera he dormido esta noche. No paraba de oír la canción de curación revertida y no paraba de recordar el sentimiento de terror cuando recorría la torre del reloj. Me subí al coche y volví a la casa del anciano dispuesto a hacerle unas preguntas con un compañero mío (De ninguna manera iba a ir allí solo) solo para encontrarme con un cartel de se vende delante, y cuando toque la puerta, nadie me contesto.

    Ahora estoy de vuelta, escribiendo el resto de mis pensamientos y grabando lo que paso, lo siento por algunos errores gramaticales. No he dormido nada. Estoy aterrorizado con este juego, mas ahora que he escrito por segunda vez esto entero, pero siento que hay algo mas de lo que el ojo ve, y algo me esta llamando para investigarlo mas a fondo. Creo que “BEN” tiene algo que ver en la ecuación, pero no se como, y si puedo reencontrarme con el anciano entonces podré conseguir algunas respuestas. Necesito otro día para recuperarme antes de enfrentarme a este juego de nuevo, ya se ha llevado por delante parte de mi cordura, pero la próxima vez que haga algo grabare mi trabajo todo el rato. La idea de grabarlo solo se me ocurrió al final, así que solo podéis ver los últimos minutos de lo que he sufrido (incluyendo el chico calavera y la estatua elegía) pero esta en youtube.

    Es verdad yo te apoyo porque La Declaración de Independencia de los Estados Unidos, leída solemnemente en Filadelfia, constituye todavía hoy uno de los textos más innovadores y trascendentes de la historia contemporánea. En él quedaron proclamados dos principios básicos que recogieron posteriormente los grandes textos sobre derechos fundamentales: «libertad e igualdad».

    De acuerdo con ello, los nuevos estados formaron una república, regida por un presidente y una asamblea o congreso, elegido ambos por todos los habitantes mayores de edad. Se había instituido, pues, un régimen democrático, fijándose los derechos y deberes de gobernantes y gobernados en una ley fundamental o Constitución.

    El destino de la nueva nación se libró en una guerra con Gran Bretaña que fue difícil para los estadounidenses durante los tres primeros años. Después, con la ayuda de franceses y españoles y conducidos por George Washington, lograron derrotar a su antigua metrópoli en Saratoga (1777) y Yorktown (1781). Dos años después se firmaba el Tratado de París por el que Gran Bretaña reconocía la independencia de los Estados Unidos.

    Nosotros los representantes de los Estados Unidos de América, reunidos en Congreso general, acudimos al juez supremo del mundo para hacerle testigo de la rectitud de nuestras intenciones. En el nombre y con el poder pleno del buen pueblo de estas colonias damos a conocer solemnemente y declaramos que estas colonias unidas son y por derecho han de ser Estados libres e independientes; que están exentas de todo deber de súbditos para con la Corona británica y que queda completamente rota toda conexión política entre ellas y el Estado de la Gran Bretaña, y que, como Estados libres e independientes, poseen pleno poder para hacer la guerra, concertar la paz, anudar relaciones comerciales y todos los demás actos y cosas que los Estados independientes pueden hacer por derecho. Y para robustecimiento de esta declaración, confiados a la protección de la Providencia divina, empeñamos unos a otros nuestra vida, nuestra fortuna y nuestro sagrado honor.
    Thomas Jefferson, Benjamin Franklin, John Adams

  • Alcaudon

    joer para que despues digan que los pajarracos somos una panda de salidos que solo vemos guarrerias, señores aqui hay escritores y todo………. saludos

  • Leynart

    Lo del Majoras Mask fue una historia que se montó un chaval y tuvo a medio internet siguiendo los post que iba poniendo poco a poco, con vídeos en youtube, la historia que le iba ocurriendo en el juego y lo que le iba ocurriendo en la vida real. Estaba claro que era fake, pero enganchó a todo el mundo.

  • Michel

    fake o no, la historia esta muy bien, da hasta miedo y me vale 1 pepino pero si me agrado la historia y con todo y videos locos

Tit0lin

Con permiso de d0n-vito voy a postear el primero…
—————————————————————-

Una lastima aunque me he fijado que con la de tiros que le meten, deben haber fallado casi todos porque no veas como sigue corriendo el perro, dudo mucho que esté tan estupendo al alcanzarle algún disparo.

Lil Bipmu

Me da coraje ver estos vídeos por que el animal no tiene culpa y siempre acaban matando, la culpa es de quien lo halla tenido o criado,por que yo crió y tengo perros como este y no son como los pintan,si el dueño es un inconsciente, el animal lógico que sera igual pero si el dueño tiene dos dedo de luces,el animal hará todo lo que le diga su dueño y vera la imagen del hombre como su superior y amo,si serán razas peligrosa pero lo serán dependiendo del subnormal que lo tenga,como digo no puedes darle un arma a un tonto.

Nemesis01

buee, se compran unas mascotas agresivas y depues no las pueden dominar.,

Shegar

Atentos todos…por que el primer disparo del segundo policia…le da al tio que estaba siendo mordido!! 00:07 00:08 el policia dispara en direccion al perro pero justo detras esta el hombre tendido en el suelo…se puede “ver” el momento en el que ese hombre recive el disparo! FIJAROS!

erlobito

Rockerj:
buee, se compran unas mascotas agresivas y depues no las pueden dominar.,

estas mascotas para nada son agresivas.. como bien dicen anteriormente es segun el dueño lo crie y lo eduque..yo tengo un pitbull rednose y si es cierto k esta echo un toro con un pecho enorme pero to lo que tiene de grande lo tiene de buenazo..vamos.. yo diria k los perretes estos k parecen de juguete son mas agresivos

Michel

Lil Bipmu:
Me da coraje ver estos vídeos por que el animal no tiene culpa y siempre acaban matando, la culpa es de quien lo halla tenido o criado,por que yo crió y tengo perros como este y no son como los pintan,si el dueño es un inconsciente, el animal lógico que sera igual pero si el dueño tiene dos dedo de luces,el animal hará todo lo que le diga su dueño y vera la imagen del hombre como su superior y amo,si serán razas peligrosa pero lo serán dependiendo del subnormal que lo tenga,como digo no puedes darle un arma a un tonto.

los perros esos es verdad que por culpa del dueño, pero tambien la naturaleza de ese tipo de perros es bastante agresiva y cuando se llega al punto de que no se pueda controlar a un perro tan bravo, tiene que ser sacrificado porque practicamente se considera ya un asesino, y para que arriesgarse

Michel

Diciendo esto, hace poco me fui a un dormitorio como estudiante de segundo año en mi universidad, y un amigo mío me regalo su antigua Nintendo 64 para jugar. Estaba contento de poder jugar a todos esos juegos antiguos de mi juventud que llevo sin tocar al menos una década. Su Nintendo 64 venia con un controlador amarillo y una copia de Super Smash Brothers, y no hace falta decir que no tarde mucho en aburrirme de vencer a IAs de nivel 9

Ese fin de semana decidí dar una vuelta con mi coche por varios vecindarios a unos 20 minutos de mi campus, echando un ojo a los rastrillos de los garajes esperando hacerme con unos buenos juegos, a grandes precios, gracias a unos padres ignorantes. Conseguí una copia de Pokemon Stadium, Goldeneye, F-Zero y otros dos controladores a 2 dólares cada uno. Satisfecho, estaba preparado para abandonar el vecindario cuando preste atención a una última casa. Aun no tengo ni idea de por que me atrajo, no vi coches en ella y solo había una mesa llena de basura pero algo me dijo que tenia que ir. Suelo hacer caso a estas sensaciones, así que salí del coche y un anciano me dio la bienvenida. Su apariencia era, a falta de una palabra mejor, inquietante. Era extraño, si me preguntas por que me inquietaba no sabría realmente señalar nada, pero había algo en el que me hacia permanecer alerta. No lo puedo explicar. Solo os digo que si no llega a ser por la tarde, y oyendo a otras personas de fondo, jamás podría haberme acercado a ese hombre.

Me sonrío con su mandíbula torcida cuando le pregunte lo que estaba buscando, y inmediatamente me di cuenta de que debía estar ciego de un ojo, el derecho, el cual mantenía una mirada perdida a la distancia. Intente forzosamente mantener la mirada en su ojo izquierdo, intentando no ofenderle, y le pregunte si tenía algún videojuego antiguo.

Cuando ya estaba pensando como podría pedir disculpas de buena manera si me dijera que no tenía ni idea de que era un videojuego, para mi sorpresa, me dijo que tenía algunos en una caja vieja. Entonces me aseguro que volvería en un instante y se fue hacia el garaje. En cuanto vi. como se fue cojeando, no pude evitar darme cuenta de lo que estaba vendiendo. Sobre la mesa había unas… cuanto menos, pinturas bastante peculiares. Varias obras de arte que parecían manchas de tinta que un psiquiatra te mostraría. Curioso, las mire todas (estaba claro por que nadie visitaba este garaje, no eran ni mucho menos una vista muy agradable). Cuando llegue al ultimo, por alguna razón me recordó a ” Majora Mask ” -El mismo cuerpo con forma de corazón, con pequeñas estacas hacia fuera. Realmente, en mis adentros, pensé que, al haber albergado la esperanza de poder encontrar este juego en los rastrillos, alguna cosa Freduniana estaba proyectándose a si misma en esas manchas de tinta, pero después de los eventos ocurridos no sabría decirlo. Debería haberle preguntado al hombre sobre ellas. Desearía haberlo hecho.

Después de mirar el dibujo que se parecía a la mascara, mire hacia arriba y vi. como el hombre había vuelto de nuevo, como a un brazo de distancia, justo delante de mi, sonriendo. Admito que salte de forma refleja y sonreí nerviosamente cuando el me acerco un cartucho de Nintendo 64. Era un cartucho estándar, color gris, excepto que alguien había escrito Majora en el con permanente negro. Tenia mariposas en mi estomago tan pronto como me di cuenta de la coincidencia y le pregunte cuando quería por el.

El anciano sonrío y me dijo que podía llevármelo gratis, que había pertenecido a un chico de mi edad que ya no vivía en este sitio. Había algo extraño en como se expresó el anciano, pero realmente no le preste demasiada atención, estaba demasiado contento no solo de haber conseguido el juego, además había sido gratis

Estaba un poco escéptico pensando que este cartucho no tenia ninguna garantía de funcionar, pero el optimismo me inundo cuando pensé que podría ser alguna versión Beta o Pirata del mismo y era mas que suficiente para poder irme. Agradecí nuevamente al hombre y este me sonrío, despidiéndose de mi con buenos modales, para terminar diciendo “Adiós entonces” (Goodbye Then). Al menos eso me pareció. Todo el camino a casa estuve dudando, y pensé que el hombre había dicho algo mas. Mis pensamientos fueron confirmados cuando arranque el juego (para mi sorpresa, funcionaba correctamente) y solo había un fichero, llamado simplemente “BEN”. Adiós Ben (Goodbye Ben), había dicho Adiós Ben. Me sentí mal por el hombre, obviamente tenia un nieto y estaba volviéndose senil, y por alguna le había recordado -de una forma u otra- a su nieto “Ben”.

Con curiosidad, eche un vistazo al fichero durante largo rato. Puedo decir que había llegado muy lejos -Tenia casi todas las mascaras y 3/4 restos de los jefes. Vi que uso una estatua de búho para guardar el juego, estaba en el día 3 en el Templo de la torre de piedra con algo menos de una hora para que la luna se estrellara. Recuerdo haber pensado que era una pena que hubiese llegado tan lejos en el juego, pero nunca lo hubiera acabado. Cree un nuevo archivo llamado “link”, como era tradición, y empecé el juego, preparado para revivir mi infancia

Para un cartucho con tan mala pinta, estaba impresionado de lo fluido que funcionaba. Literalmente parecía una copia legal del mismo salvo por algunos problemillas aquí y allá (como algunas texturas donde no deberían estar, algunos flash aleatorios en intervalos cortos, no estaba nada mal).

Aun así, la única cosa que era un poco enervante era que algunas veces los NPC me llamaban “Link”, y otras veces me llamaban “BEN”. Supuse que era un bug -Un fallo de programación derivado de que nuestra partidas se hubiesen mezclado, o algo así. Estuvo molestándome un buen rato hasta que, cuando me pase el Templo de WoodFall fui a las partidas salvadas y borre el archivo “BEN” (Intentaba preservar este archivo por respeto al dueño original del juego. No es que necesitara dos partidas), esperando que esto resolviera el problema. Lo hizo, y no lo hizo, ahora los NPC no me llamaban nada, donde debía estar mi nombre había un espacio en blanco (el archivo seguía llamándose “Link” aun así). Frustrado, y con deberes por hacer, deje el juego por un día.

Volví a jugar al juego la pasada noche, consiguiendo las Gafas de la verdad y completando el Templo de la Cabeza de Nieve. En ese momento algunos de vosotros, jugadores mas hardcore de La mascara de Majora, conoceréis el glitch de “El cuarto día” -Para aquellos que no pueden Googlear, hay que esperar a que el reloj este cerca de llegar a 00:00:00 en el día final y hablar con el astrónomo para mirar el telescopio. Si lo hacías en el momento correcto, la cuenta atrás desaparecería y podrías contar con otro día para terminar aquello que estuvieras haciendo. Decidido a hacer este glitch para terminar el Templo de la cabeza de Hielo, parece que me salio bien en el primer intento pues el cronometro de arriba desapareció.

Sin embargo, cuando pulse B para dejar el telescopio, en vez de recibir las gracias del astrónomo me encontré en la zona donde debía luchar contra el Jefe Majora al final del juego, en la arena, mirando fijamente al niño Calavera que flotaba en el aire. No había ningún sonido, solamente el flotando en el aire por encima de mi, y la música de fondo normal de la zona (seguía siendo inquietante). Inmediatamente mis manos empezaron a sudar, definitivamente esto no era normal, El chico calavera NUNCA aparece ahí. Intente recorrer la zona, y no importaba a donde fuera, el chico seguía moviendo su cabeza, mirándome fijamente, sin decir nada. Nada pasaba, y estuve así como unos sesenta segundos. Pensé que el juego estaba estropeado o algo así, pero empezaba a dudarlo.

Estaba apunto de tocar el botón de reset cuando un texto apareció en mi pantalla “No estas seguro de por que, pero aparentemente tienes una reserva…”. Instantáneamente reconocí ese texto, aparece cuando consigues la llave de la habitación, por parte de Anju en la posada Stock Pot, pero, ¿Por que había aparecido aquí? Descarte pensar que era casi como si el juego intentara comunicarse conmigo. Empecé a recorrer la habitación de nuevo, comprobando que durante algunos momentos el juego tenia alguna especie de momento en el que me daba la opción de interactuar con alguien, entonces me di cuenta de lo entupido que parecía, pensar que alguien reprogramaría un juego así era absurdo. Seguro de mi mismo, quince segundos después otro mensaje apareció en la pantalla, y era como el anterior, una frase ya existente “¿Ir a la guarida del jefe del templo? Si/No”. Pause por un momento, pensando que debería elegir y como reaccionaria el juego, cuando me di cuenta de que no podía seleccionar no.
Entonces respire fuerte y presione “Si”, y la pantalla se volvió blanca, con las letras “El amanecer de un nuevo día” y el subtexto “|||||||” en el. A donde fui transportado me lleno del mas intenso terror, casi paralizante, que nunca haya experimentado.

La única manera de la que puedo describir como me sentía en ese momento era tener un sentimiento deprimente a una escala muy profunda. Nunca he sido un chico deprimido, pero lo que sentí era algo que ni siquiera sabia que existía. Era como si una presencia retorcida y poderosa estuviera encima de mí.

Aparecí en una extraña versión Crepuscular de la ciudad Reloj. Camine hacia fuera (como normalmente harías cuando empiezas en el día 1) y me di cuenta de que todos los habitantes habían desaparecido. Normalmente, incluso con el glitch del “Cuarto Día”, sigues viendo a los guardias y el perro que corre fuera de la torre. Esta vez, todos habían desaparecido. Habían sido reemplazados por un sentimiento de que algo estaba fuera de lugar allí, en el mismo lugar que yo, y me vigilaba. Tenía cuatro corazones y el arco del Héroe, pero en este punto ya no me importaba mi avatar. De alguna manera, sentía que yo mismo estaba en peligro. Puede que lo mas chirriante fuera la música -Era la canción de curación, retocada del mismo juego, pero tocada al revés. La música no paraba de hacerse más fuerte, haciéndote esperar que algo apareciera de repente delante tuya, pero no pasaba nada, y el bucle constante empezó a hacer mella en mi estado mental.

En todas partes, oía de manera tenue la risa del vendedor de mascaras en el fondo, lo suficientemente débiles para que no estuviera seguro de si estaba oyendo cosas pero suficientemente alto para que mi determinación me obligara a buscarlo. Busque por las cuatro zonas de la torre del reloj, y no encontré nada… ni a nadie. Algunas texturas se habían perdido, la torre oeste del Reloj me hacia caminar en el aire, toda la zona parecía… rota. Sin esperanza de poder ser salvada. Cuando la canción de curación se repitió la que debió ser su 50a vez, aun me recuerdo permaneciendo en mitad de la torre Sur del reloj, dándome cuenta de que nunca me había sentido tan solo en un videojuego.

Mientras caminaba por la ciudad fantasma, no se si fue por culpa de la mezcla de las texturas y atmosfera del lugar, unidos la música que me atormentaba, antes tranquila y pacifica, había sido distorsionada y destrozada, me sentía al borde de las lagrimas y no tenia idea por que. Difícilmente he llorado alguna vez, pero algo me había agarrado y se unía al fuerte sentimiento de depresión que se me hacia tan extraño.

Intente huir de la torre del reloj, pero cada vez que lo hacia, la pantalla se volvía negra y me llevaba a otra parte de la torre. Intente tocar la ocarina. Quería escapar, no quería estar ahí. Pero siempre que tocaba la canción del tiempo o vuelo solo me decía “Tus notas resuenan a lo lejos, pero no ha pasado nada”. Para entonces, era obvio que el juego no quería que me fuera, pero no tenia ni idea de por que quería mantenerme allí. No deseaba ir a los edificios. Sentía que ahí seria muy vulnerable contra aquello que me estaba aterrorizando. No se por que, pero me vino la idea de que era posible que si me ahogaba a mi mismo en el agua de la lavandería aparecería en otro lugar y podría salir de allí.

Tan pronto como pase la zona y fui al agua, ocurrió todo. Link se agarro la cabeza y la pantalla me lanzo un flash de el vendedor de mascaras sonriéndome – no a link- y el grito del niño Calavera en el fondo. Tan pronto como la pantalla volvió estaba justo delante de una estatua de Link de las que aparecen tocando la Elegía de vacío (Elegy of emptiness). Grite tan pronto como esa cosa apareció detrás de mí, con esa horrible expresión en la cara. Me di la vuelta y corrí hacia la torre sur del reloj, pero para mi horror la maldita estatua estaba persiguiéndome, de una manera solo comparable con los Ángeles del Llanto del doctor Who. Siempre, en intervalos aleatorios, aparecía una animación que invocaba la estatua detrás de mí. Es como si estuviera persiguiéndome o-No quiero decirlo- atormentándome.

En ese momento ya estaba al borde de la histeria, pero en ningún momento se me ocurrió apagar la consola. No se por que, pero estaba envuelto en esto -El terror era tan real. Intente mover la estatua, pero literalmente aparecía justo detrás de mi en cada momento. Link empezó a hacer animaciones extrañas que nunca le había visto hacer, empezó a agitar sus brazos y tener espasmos aleatoriamente y la escena no paraba de cortarse para mostrarme de nuevo al vendedor de mascaras sonriendo, para justo después volverme a poner cara a cara con la maldita estatua. Fijamente corrí al dojo de los maestros de la espada, no se por que, pero en el pánico que sentía quería tener alguna certeza de que no me encontraba solo. No encontré a nadie, pero cuando iba a volverme para abandonar la zona, la estatua me arrincono en el cuchitril de atrás. Intente atacarle con la espada pero no había ninguna reacción. Confundido, y arrinconado, me quede mirando a la estatua esperando que esta me matara. De repente, la pantalla volvió a lanzarme un flash con el vendedor de mascaras y link, mirando fijamente a mi pantalla, permaneciendo de manera vertical como un reflejo de la estatua, mirándome junto a su copia. Literalmente, estaban mirándome a mi. Todo lo que había dejado atrás del cuarto muro estaba totalmente destrozado cuando salí del dojo, asustado. Y nuevamente, el juego me transporto a un túnel subterráneo y la canción de curación revertida paro como si me dieran un tiempo de descanso antes de que la estatua apareciera otra vez detrás mío, esta vez, mucho mas agresiva. Solo podía dar un par de pasos antes de que volviera a aparecer detrás de mí. Rápidamente salí del túnel y aparecí en la torre más al sur del reloj. Corriendo sin fijarme a donde, en un estado de puro pánico, se oyó por el fondo un grito y la pantalla se volvió oscura, y el texto “Amanecer de un nuevo dia |||||” inundo mi pantalla.

La pantalla volvió a cambiar a negro y tras esto yo me encontraba en la parte más alta de la torre del reloj, con el Chico Calavera sobrevolándome nuevamente, en silencio. Mire hacia arriba, la luna había vuelto, y estaba justo unos metros encima de mi cabeza, pero el chico Calavera no paraba de mirarme, atormentándome, con su maldita mascara. Una nueva canción empezó a sonar – La canción del templo de piedra tocada en reverso. En un desesperado intento, equipe mi arco y dispare al Chico calavera, y conseguí darle como pude comprobar cuando hacia una animación en la que volvía hacia atrás su cuerpo. Le dispare otra vez y en la tercera flecha, un texto apareció, diciendo “Esto no te va a hacer ningún bien… jeeee, jeee”. Me levantaron del suelo, levitando de espaldas y Link empezó a gritar mientras empezó a arder en llamas que instantáneamente acabaron con su vida.

Di un salto cuando esto pasó. Nunca había visto este movimiento usado por NADIE en el juego y el mismo Chico calavera no tiene ningún movimiento. Cuando la escena de muerte apareció mi cuerpo muerto seguía en llamas, y el Chico calavera se río mientras la pantalla se descoloría a negro otra vez, solo para volver a aparecer en el mismo sitio. Decidí cargar contra el, pero volvió a pasar, el cuerpo de Link fue elevado por alguna fuerza misteriosa y inmediatamente fue rodeado por las llamas. Esta vez durante la escena de muerte, volvió a sonar la canción de curación revertida. En mi tercer (y ultimo intento) me di cuenta de que ya no había música, y que solo un silencio fantasmal me acompañaba. Recordé que en el encuentro original con el chico calavera debías tocar la ocarina para volver en el tiempo o invocar a los gigantes. Intente tocar esta canción pero antes de que tocara la ultima nota, el cuerpo de Link fue engullido en llamas y murió.

Cuando la escena de muerte estaba cerca de acabar, el juego empezó a fallar, como si el cartucho estuviera intentando procesar demasiado de… algo y la escena volvió. Fue la misma escena que las tres veces anteriores, excepto que Link yacía muerto de una manera que nunca había visto en el juego, con su cabeza inclinada hacia la cámara, y el Chico Calavera flotando sobre el. No podía moverme, no podía presionar ningún botón, todo lo que podía hacer era fijarme en el cuerpo muerto de Link. Después de unos treinta segundos así, el juego simplemente se descolorió con el mensaje “Te has encontrado con un destino terrible, ¿No es así?”, antes de enviarte de nuevo a la escena de titulo.

De nuevo en la pantalla de titulo, mientras reiniciaba el juego, me di cuenta de que mi archivo ya no se estaba. En vez de “Link” había sido reemplazado por “TU TURNO” (YOUR TURN). “TU TURNO” tenía 3 corazones, 0 mascaras y ningún objeto. Seleccione “TU TURNO” y tan pronto como lo hice, me enviaron de vuelta a la escena en la punta de la torre del reloj con Link muerto y el Chico Calavera sobrevolándole, con su risa sonando una y otra vez. Rápidamente pulse el botón de reset y cuando el juego se inicio de nuevo, había un nuevo archivo debajo de “TU TURNO” llamado… “BEN”. La partida de “BEN” había vuelto tal y como estaba antes de que la borrara, en el templo de piedra, poco antes de que la luna se estrellara.

Para entonces había apagado el juego. No soy supersticioso pero esto me ha jodido incluso a mi. No he jugado en todo el día, dios, ni siquiera he dormido esta noche. No paraba de oír la canción de curación revertida y no paraba de recordar el sentimiento de terror cuando recorría la torre del reloj. Me subí al coche y volví a la casa del anciano dispuesto a hacerle unas preguntas con un compañero mío (De ninguna manera iba a ir allí solo) solo para encontrarme con un cartel de se vende delante, y cuando toque la puerta, nadie me contesto.

Ahora estoy de vuelta, escribiendo el resto de mis pensamientos y grabando lo que paso, lo siento por algunos errores gramaticales. No he dormido nada. Estoy aterrorizado con este juego, mas ahora que he escrito por segunda vez esto entero, pero siento que hay algo mas de lo que el ojo ve, y algo me esta llamando para investigarlo mas a fondo. Creo que “BEN” tiene algo que ver en la ecuación, pero no se como, y si puedo reencontrarme con el anciano entonces podré conseguir algunas respuestas. Necesito otro día para recuperarme antes de enfrentarme a este juego de nuevo, ya se ha llevado por delante parte de mi cordura, pero la próxima vez que haga algo grabare mi trabajo todo el rato. La idea de grabarlo solo se me ocurrió al final, así que solo podéis ver los últimos minutos de lo que he sufrido (incluyendo el chico calavera y la estatua elegía) pero esta en youtube.

Tit0lin

Que fumas tío?? tu historia me ha enganchado desde el principio!! yo quiero ver ese vídeo!!

Michel:
Diciendo esto, hace poco me fui a un dormitorio como estudiante de segundo año en mi universidad, y un amigo mío me regalo su antigua Nintendo 64 para jugar. Estaba contento de poder jugar a todos esos juegos antiguos de mi juventud que llevo sin tocar al menos una década. Su Nintendo 64 venia con un controlador amarillo y una copia de Super Smash Brothers, y no hace falta decir que no tarde mucho en aburrirme de vencer a IAs de nivel 9

Ese fin de semana decidí dar una vuelta con mi coche por varios vecindarios a unos 20 minutos de mi campus, echando un ojo a los rastrillos de los garajes esperando hacerme con unos buenos juegos, a grandes precios, gracias a unos padres ignorantes. Conseguí una copia de Pokemon Stadium, Goldeneye, F-Zero y otros dos controladores a 2 dólares cada uno. Satisfecho, estaba preparado para abandonar el vecindario cuando preste atención a una última casa. Aun no tengo ni idea de por que me atrajo, no vi coches en ella y solo había una mesa llena de basura pero algo me dijo que tenia que ir. Suelo hacer caso a estas sensaciones, así que salí del coche y un anciano me dio la bienvenida. Su apariencia era, a falta de una palabra mejor, inquietante. Era extraño, si me preguntas por que me inquietaba no sabría realmente señalar nada, pero había algo en el que me hacia permanecer alerta. No lo puedo explicar. Solo os digo que si no llega a ser por la tarde, y oyendo a otras personas de fondo, jamás podría haberme acercado a ese hombre.

Me sonrío con su mandíbula torcida cuando le pregunte lo que estaba buscando, y inmediatamente me di cuenta de que debía estar ciego de un ojo, el derecho, el cual mantenía una mirada perdida a la distancia. Intente forzosamente mantener la mirada en su ojo izquierdo, intentando no ofenderle, y le pregunte si tenía algún videojuego antiguo.

Cuando ya estaba pensando como podría pedir disculpas de buena manera si me dijera que no tenía ni idea de que era un videojuego, para mi sorpresa, me dijo que tenía algunos en una caja vieja. Entonces me aseguro que volvería en un instante y se fue hacia el garaje. En cuanto vi. como se fue cojeando, no pude evitar darme cuenta de lo que estaba vendiendo. Sobre la mesa había unas… cuanto menos, pinturas bastante peculiares. Varias obras de arte que parecían manchas de tinta que un psiquiatra te mostraría. Curioso, las mire todas (estaba claro por que nadie visitaba este garaje, no eran ni mucho menos una vista muy agradable). Cuando llegue al ultimo, por alguna razón me recordó a ” Majora Mask ” -El mismo cuerpo con forma de corazón, con pequeñas estacas hacia fuera. Realmente, en mis adentros, pensé que, al haber albergado la esperanza de poder encontrar este juego en los rastrillos, alguna cosa Freduniana estaba proyectándose a si misma en esas manchas de tinta, pero después de los eventos ocurridos no sabría decirlo. Debería haberle preguntado al hombre sobre ellas. Desearía haberlo hecho.

Después de mirar el dibujo que se parecía a la mascara, mire hacia arriba y vi. como el hombre había vuelto de nuevo, como a un brazo de distancia, justo delante de mi, sonriendo. Admito que salte de forma refleja y sonreí nerviosamente cuando el me acerco un cartucho de Nintendo 64. Era un cartucho estándar, color gris, excepto que alguien había escrito Majora en el con permanente negro. Tenia mariposas en mi estomago tan pronto como me di cuenta de la coincidencia y le pregunte cuando quería por el.

El anciano sonrío y me dijo que podía llevármelo gratis, que había pertenecido a un chico de mi edad que ya no vivía en este sitio. Había algo extraño en como se expresó el anciano, pero realmente no le preste demasiada atención, estaba demasiado contento no solo de haber conseguido el juego, además había sido gratis

Estaba un poco escéptico pensando que este cartucho no tenia ninguna garantía de funcionar, pero el optimismo me inundo cuando pensé que podría ser alguna versión Beta o Pirata del mismo y era mas que suficiente para poder irme. Agradecí nuevamente al hombre y este me sonrío, despidiéndose de mi con buenos modales, para terminar diciendo “Adiós entonces” (Goodbye Then). Al menos eso me pareció. Todo el camino a casa estuve dudando, y pensé que el hombre había dicho algo mas. Mis pensamientos fueron confirmados cuando arranque el juego (para mi sorpresa, funcionaba correctamente) y solo había un fichero, llamado simplemente “BEN”. Adiós Ben (Goodbye Ben), había dicho Adiós Ben. Me sentí mal por el hombre, obviamente tenia un nieto y estaba volviéndose senil, y por alguna le había recordado -de una forma u otra- a su nieto “Ben”.

Con curiosidad, eche un vistazo al fichero durante largo rato. Puedo decir que había llegado muy lejos -Tenia casi todas las mascaras y 3/4 restos de los jefes. Vi que uso una estatua de búho para guardar el juego, estaba en el día 3 en el Templo de la torre de piedra con algo menos de una hora para que la luna se estrellara. Recuerdo haber pensado que era una pena que hubiese llegado tan lejos en el juego, pero nunca lo hubiera acabado. Cree un nuevo archivo llamado “link”, como era tradición, y empecé el juego, preparado para revivir mi infancia

Para un cartucho con tan mala pinta, estaba impresionado de lo fluido que funcionaba. Literalmente parecía una copia legal del mismo salvo por algunos problemillas aquí y allá (como algunas texturas donde no deberían estar, algunos flash aleatorios en intervalos cortos, no estaba nada mal).

Aun así, la única cosa que era un poco enervante era que algunas veces los NPC me llamaban “Link”, y otras veces me llamaban “BEN”. Supuse que era un bug -Un fallo de programación derivado de que nuestra partidas se hubiesen mezclado, o algo así. Estuvo molestándome un buen rato hasta que, cuando me pase el Templo de WoodFall fui a las partidas salvadas y borre el archivo “BEN” (Intentaba preservar este archivo por respeto al dueño original del juego. No es que necesitara dos partidas), esperando que esto resolviera el problema. Lo hizo, y no lo hizo, ahora los NPC no me llamaban nada, donde debía estar mi nombre había un espacio en blanco (el archivo seguía llamándose “Link” aun así). Frustrado, y con deberes por hacer, deje el juego por un día.

Volví a jugar al juego la pasada noche, consiguiendo las Gafas de la verdad y completando el Templo de la Cabeza de Nieve. En ese momento algunos de vosotros, jugadores mas hardcore de La mascara de Majora, conoceréis el glitch de “El cuarto día” -Para aquellos que no pueden Googlear, hay que esperar a que el reloj este cerca de llegar a 00:00:00 en el día final y hablar con el astrónomo para mirar el telescopio. Si lo hacías en el momento correcto, la cuenta atrás desaparecería y podrías contar con otro día para terminar aquello que estuvieras haciendo. Decidido a hacer este glitch para terminar el Templo de la cabeza de Hielo, parece que me salio bien en el primer intento pues el cronometro de arriba desapareció.

Sin embargo, cuando pulse B para dejar el telescopio, en vez de recibir las gracias del astrónomo me encontré en la zona donde debía luchar contra el Jefe Majora al final del juego, en la arena, mirando fijamente al niño Calavera que flotaba en el aire. No había ningún sonido, solamente el flotando en el aire por encima de mi, y la música de fondo normal de la zona (seguía siendo inquietante). Inmediatamente mis manos empezaron a sudar, definitivamente esto no era normal, El chico calavera NUNCA aparece ahí. Intente recorrer la zona, y no importaba a donde fuera, el chico seguía moviendo su cabeza, mirándome fijamente, sin decir nada. Nada pasaba, y estuve así como unos sesenta segundos. Pensé que el juego estaba estropeado o algo así, pero empezaba a dudarlo.

Estaba apunto de tocar el botón de reset cuando un texto apareció en mi pantalla “No estas seguro de por que, pero aparentemente tienes una reserva…”. Instantáneamente reconocí ese texto, aparece cuando consigues la llave de la habitación, por parte de Anju en la posada Stock Pot, pero, ¿Por que había aparecido aquí? Descarte pensar que era casi como si el juego intentara comunicarse conmigo. Empecé a recorrer la habitación de nuevo, comprobando que durante algunos momentos el juego tenia alguna especie de momento en el que me daba la opción de interactuar con alguien, entonces me di cuenta de lo entupido que parecía, pensar que alguien reprogramaría un juego así era absurdo. Seguro de mi mismo, quince segundos después otro mensaje apareció en la pantalla, y era como el anterior, una frase ya existente “¿Ir a la guarida del jefe del templo? Si/No”. Pause por un momento, pensando que debería elegir y como reaccionaria el juego, cuando me di cuenta de que no podía seleccionar no.
Entonces respire fuerte y presione “Si”, y la pantalla se volvió blanca, con las letras “El amanecer de un nuevo día” y el subtexto “|||||||” en el. A donde fui transportado me lleno del mas intenso terror, casi paralizante, que nunca haya experimentado.

La única manera de la que puedo describir como me sentía en ese momento era tener un sentimiento deprimente a una escala muy profunda. Nunca he sido un chico deprimido, pero lo que sentí era algo que ni siquiera sabia que existía. Era como si una presencia retorcida y poderosa estuviera encima de mí.

Aparecí en una extraña versión Crepuscular de la ciudad Reloj. Camine hacia fuera (como normalmente harías cuando empiezas en el día 1) y me di cuenta de que todos los habitantes habían desaparecido. Normalmente, incluso con el glitch del “Cuarto Día”, sigues viendo a los guardias y el perro que corre fuera de la torre. Esta vez, todos habían desaparecido. Habían sido reemplazados por un sentimiento de que algo estaba fuera de lugar allí, en el mismo lugar que yo, y me vigilaba. Tenía cuatro corazones y el arco del Héroe, pero en este punto ya no me importaba mi avatar. De alguna manera, sentía que yo mismo estaba en peligro. Puede que lo mas chirriante fuera la música -Era la canción de curación, retocada del mismo juego, pero tocada al revés. La música no paraba de hacerse más fuerte, haciéndote esperar que algo apareciera de repente delante tuya, pero no pasaba nada, y el bucle constante empezó a hacer mella en mi estado mental.

En todas partes, oía de manera tenue la risa del vendedor de mascaras en el fondo, lo suficientemente débiles para que no estuviera seguro de si estaba oyendo cosas pero suficientemente alto para que mi determinación me obligara a buscarlo. Busque por las cuatro zonas de la torre del reloj, y no encontré nada… ni a nadie. Algunas texturas se habían perdido, la torre oeste del Reloj me hacia caminar en el aire, toda la zona parecía… rota. Sin esperanza de poder ser salvada. Cuando la canción de curación se repitió la que debió ser su 50a vez, aun me recuerdo permaneciendo en mitad de la torre Sur del reloj, dándome cuenta de que nunca me había sentido tan solo en un videojuego.

Mientras caminaba por la ciudad fantasma, no se si fue por culpa de la mezcla de las texturas y atmosfera del lugar, unidos la música que me atormentaba, antes tranquila y pacifica, había sido distorsionada y destrozada, me sentía al borde de las lagrimas y no tenia idea por que. Difícilmente he llorado alguna vez, pero algo me había agarrado y se unía al fuerte sentimiento de depresión que se me hacia tan extraño.

Intente huir de la torre del reloj, pero cada vez que lo hacia, la pantalla se volvía negra y me llevaba a otra parte de la torre. Intente tocar la ocarina. Quería escapar, no quería estar ahí. Pero siempre que tocaba la canción del tiempo o vuelo solo me decía “Tus notas resuenan a lo lejos, pero no ha pasado nada”. Para entonces, era obvio que el juego no quería que me fuera, pero no tenia ni idea de por que quería mantenerme allí. No deseaba ir a los edificios. Sentía que ahí seria muy vulnerable contra aquello que me estaba aterrorizando. No se por que, pero me vino la idea de que era posible que si me ahogaba a mi mismo en el agua de la lavandería aparecería en otro lugar y podría salir de allí.

Tan pronto como pase la zona y fui al agua, ocurrió todo. Link se agarro la cabeza y la pantalla me lanzo un flash de el vendedor de mascaras sonriéndome – no a link- y el grito del niño Calavera en el fondo. Tan pronto como la pantalla volvió estaba justo delante de una estatua de Link de las que aparecen tocando la Elegía de vacío (Elegy of emptiness). Grite tan pronto como esa cosa apareció detrás de mí, con esa horrible expresión en la cara. Me di la vuelta y corrí hacia la torre sur del reloj, pero para mi horror la maldita estatua estaba persiguiéndome, de una manera solo comparable con los Ángeles del Llanto del doctor Who. Siempre, en intervalos aleatorios, aparecía una animación que invocaba la estatua detrás de mí. Es como si estuviera persiguiéndome o-No quiero decirlo- atormentándome.

En ese momento ya estaba al borde de la histeria, pero en ningún momento se me ocurrió apagar la consola. No se por que, pero estaba envuelto en esto -El terror era tan real. Intente mover la estatua, pero literalmente aparecía justo detrás de mi en cada momento. Link empezó a hacer animaciones extrañas que nunca le había visto hacer, empezó a agitar sus brazos y tener espasmos aleatoriamente y la escena no paraba de cortarse para mostrarme de nuevo al vendedor de mascaras sonriendo, para justo después volverme a poner cara a cara con la maldita estatua. Fijamente corrí al dojo de los maestros de la espada, no se por que, pero en el pánico que sentía quería tener alguna certeza de que no me encontraba solo. No encontré a nadie, pero cuando iba a volverme para abandonar la zona, la estatua me arrincono en el cuchitril de atrás. Intente atacarle con la espada pero no había ninguna reacción. Confundido, y arrinconado, me quede mirando a la estatua esperando que esta me matara. De repente, la pantalla volvió a lanzarme un flash con el vendedor de mascaras y link, mirando fijamente a mi pantalla, permaneciendo de manera vertical como un reflejo de la estatua, mirándome junto a su copia. Literalmente, estaban mirándome a mi. Todo lo que había dejado atrás del cuarto muro estaba totalmente destrozado cuando salí del dojo, asustado. Y nuevamente, el juego me transporto a un túnel subterráneo y la canción de curación revertida paro como si me dieran un tiempo de descanso antes de que la estatua apareciera otra vez detrás mío, esta vez, mucho mas agresiva. Solo podía dar un par de pasos antes de que volviera a aparecer detrás de mí. Rápidamente salí del túnel y aparecí en la torre más al sur del reloj. Corriendo sin fijarme a donde, en un estado de puro pánico, se oyó por el fondo un grito y la pantalla se volvió oscura, y el texto “Amanecer de un nuevo dia |||||” inundo mi pantalla.

La pantalla volvió a cambiar a negro y tras esto yo me encontraba en la parte más alta de la torre del reloj, con el Chico Calavera sobrevolándome nuevamente, en silencio. Mire hacia arriba, la luna había vuelto, y estaba justo unos metros encima de mi cabeza, pero el chico Calavera no paraba de mirarme, atormentándome, con su maldita mascara. Una nueva canción empezó a sonar – La canción del templo de piedra tocada en reverso. En un desesperado intento, equipe mi arco y dispare al Chico calavera, y conseguí darle como pude comprobar cuando hacia una animación en la que volvía hacia atrás su cuerpo. Le dispare otra vez y en la tercera flecha, un texto apareció, diciendo “Esto no te va a hacer ningún bien… jeeee, jeee”. Me levantaron del suelo, levitando de espaldas y Link empezó a gritar mientras empezó a arder en llamas que instantáneamente acabaron con su vida.

Di un salto cuando esto pasó. Nunca había visto este movimiento usado por NADIE en el juego y el mismo Chico calavera no tiene ningún movimiento. Cuando la escena de muerte apareció mi cuerpo muerto seguía en llamas, y el Chico calavera se río mientras la pantalla se descoloría a negro otra vez, solo para volver a aparecer en el mismo sitio. Decidí cargar contra el, pero volvió a pasar, el cuerpo de Link fue elevado por alguna fuerza misteriosa y inmediatamente fue rodeado por las llamas. Esta vez durante la escena de muerte, volvió a sonar la canción de curación revertida. En mi tercer (y ultimo intento) me di cuenta de que ya no había música, y que solo un silencio fantasmal me acompañaba. Recordé que en el encuentro original con el chico calavera debías tocar la ocarina para volver en el tiempo o invocar a los gigantes. Intente tocar esta canción pero antes de que tocara la ultima nota, el cuerpo de Link fue engullido en llamas y murió.

Cuando la escena de muerte estaba cerca de acabar, el juego empezó a fallar, como si el cartucho estuviera intentando procesar demasiado de… algo y la escena volvió. Fue la misma escena que las tres veces anteriores, excepto que Link yacía muerto de una manera que nunca había visto en el juego, con su cabeza inclinada hacia la cámara, y el Chico Calavera flotando sobre el. No podía moverme, no podía presionar ningún botón, todo lo que podía hacer era fijarme en el cuerpo muerto de Link. Después de unos treinta segundos así, el juego simplemente se descolorió con el mensaje “Te has encontrado con un destino terrible, ¿No es así?”, antes de enviarte de nuevo a la escena de titulo.

De nuevo en la pantalla de titulo, mientras reiniciaba el juego, me di cuenta de que mi archivo ya no se estaba. En vez de “Link” había sido reemplazado por “TU TURNO” (YOUR TURN). “TU TURNO” tenía 3 corazones, 0 mascaras y ningún objeto. Seleccione “TU TURNO” y tan pronto como lo hice, me enviaron de vuelta a la escena en la punta de la torre del reloj con Link muerto y el Chico Calavera sobrevolándole, con su risa sonando una y otra vez. Rápidamente pulse el botón de reset y cuando el juego se inicio de nuevo, había un nuevo archivo debajo de “TU TURNO” llamado… “BEN”. La partida de “BEN” había vuelto tal y como estaba antes de que la borrara, en el templo de piedra, poco antes de que la luna se estrellara.

Para entonces había apagado el juego. No soy supersticioso pero esto me ha jodido incluso a mi. No he jugado en todo el día, dios, ni siquiera he dormido esta noche. No paraba de oír la canción de curación revertida y no paraba de recordar el sentimiento de terror cuando recorría la torre del reloj. Me subí al coche y volví a la casa del anciano dispuesto a hacerle unas preguntas con un compañero mío (De ninguna manera iba a ir allí solo) solo para encontrarme con un cartel de se vende delante, y cuando toque la puerta, nadie me contesto.

Ahora estoy de vuelta, escribiendo el resto de mis pensamientos y grabando lo que paso, lo siento por algunos errores gramaticales. No he dormido nada. Estoy aterrorizado con este juego, mas ahora que he escrito por segunda vez esto entero, pero siento que hay algo mas de lo que el ojo ve, y algo me esta llamando para investigarlo mas a fondo. Creo que “BEN” tiene algo que ver en la ecuación, pero no se como, y si puedo reencontrarme con el anciano entonces podré conseguir algunas respuestas. Necesito otro día para recuperarme antes de enfrentarme a este juego de nuevo, ya se ha llevado por delante parte de mi cordura, pero la próxima vez que haga algo grabare mi trabajo todo el rato. La idea de grabarlo solo se me ocurrió al final, así que solo podéis ver los últimos minutos de lo que he sufrido (incluyendo el chico calavera y la estatua elegía) pero esta en youtube.

No se que fumara, pero me ha entretenido tanto que me he olvidado del vídeo que hay mas arriba, Stephen King postea ahora en pajarracos XDDD

Franklin

Michel:
Diciendo esto, hace poco me fui a un dormitorio como estudiante de segundo año en mi universidad, y un amigo mío me regalo su antigua Nintendo 64 para jugar. Estaba contento de poder jugar a todos esos juegos antiguos de mi juventud que llevo sin tocar al menos una década. Su Nintendo 64 venia con un controlador amarillo y una copia de Super Smash Brothers, y no hace falta decir que no tarde mucho en aburrirme de vencer a IAs de nivel 9

Ese fin de semana decidí dar una vuelta con mi coche por varios vecindarios a unos 20 minutos de mi campus, echando un ojo a los rastrillos de los garajes esperando hacerme con unos buenos juegos, a grandes precios, gracias a unos padres ignorantes. Conseguí una copia de Pokemon Stadium, Goldeneye, F-Zero y otros dos controladores a 2 dólares cada uno. Satisfecho, estaba preparado para abandonar el vecindario cuando preste atención a una última casa. Aun no tengo ni idea de por que me atrajo, no vi coches en ella y solo había una mesa llena de basura pero algo me dijo que tenia que ir. Suelo hacer caso a estas sensaciones, así que salí del coche y un anciano me dio la bienvenida. Su apariencia era, a falta de una palabra mejor, inquietante. Era extraño, si me preguntas por que me inquietaba no sabría realmente señalar nada, pero había algo en el que me hacia permanecer alerta. No lo puedo explicar. Solo os digo que si no llega a ser por la tarde, y oyendo a otras personas de fondo, jamás podría haberme acercado a ese hombre.

Me sonrío con su mandíbula torcida cuando le pregunte lo que estaba buscando, y inmediatamente me di cuenta de que debía estar ciego de un ojo, el derecho, el cual mantenía una mirada perdida a la distancia. Intente forzosamente mantener la mirada en su ojo izquierdo, intentando no ofenderle, y le pregunte si tenía algún videojuego antiguo.

Cuando ya estaba pensando como podría pedir disculpas de buena manera si me dijera que no tenía ni idea de que era un videojuego, para mi sorpresa, me dijo que tenía algunos en una caja vieja. Entonces me aseguro que volvería en un instante y se fue hacia el garaje. En cuanto vi. como se fue cojeando, no pude evitar darme cuenta de lo que estaba vendiendo. Sobre la mesa había unas… cuanto menos, pinturas bastante peculiares. Varias obras de arte que parecían manchas de tinta que un psiquiatra te mostraría. Curioso, las mire todas (estaba claro por que nadie visitaba este garaje, no eran ni mucho menos una vista muy agradable). Cuando llegue al ultimo, por alguna razón me recordó a ” Majora Mask ” -El mismo cuerpo con forma de corazón, con pequeñas estacas hacia fuera. Realmente, en mis adentros, pensé que, al haber albergado la esperanza de poder encontrar este juego en los rastrillos, alguna cosa Freduniana estaba proyectándose a si misma en esas manchas de tinta, pero después de los eventos ocurridos no sabría decirlo. Debería haberle preguntado al hombre sobre ellas. Desearía haberlo hecho.

Después de mirar el dibujo que se parecía a la mascara, mire hacia arriba y vi. como el hombre había vuelto de nuevo, como a un brazo de distancia, justo delante de mi, sonriendo. Admito que salte de forma refleja y sonreí nerviosamente cuando el me acerco un cartucho de Nintendo 64. Era un cartucho estándar, color gris, excepto que alguien había escrito Majora en el con permanente negro. Tenia mariposas en mi estomago tan pronto como me di cuenta de la coincidencia y le pregunte cuando quería por el.

El anciano sonrío y me dijo que podía llevármelo gratis, que había pertenecido a un chico de mi edad que ya no vivía en este sitio. Había algo extraño en como se expresó el anciano, pero realmente no le preste demasiada atención, estaba demasiado contento no solo de haber conseguido el juego, además había sido gratis

Estaba un poco escéptico pensando que este cartucho no tenia ninguna garantía de funcionar, pero el optimismo me inundo cuando pensé que podría ser alguna versión Beta o Pirata del mismo y era mas que suficiente para poder irme. Agradecí nuevamente al hombre y este me sonrío, despidiéndose de mi con buenos modales, para terminar diciendo “Adiós entonces” (Goodbye Then). Al menos eso me pareció. Todo el camino a casa estuve dudando, y pensé que el hombre había dicho algo mas. Mis pensamientos fueron confirmados cuando arranque el juego (para mi sorpresa, funcionaba correctamente) y solo había un fichero, llamado simplemente “BEN”. Adiós Ben (Goodbye Ben), había dicho Adiós Ben. Me sentí mal por el hombre, obviamente tenia un nieto y estaba volviéndose senil, y por alguna le había recordado -de una forma u otra- a su nieto “Ben”.

Con curiosidad, eche un vistazo al fichero durante largo rato. Puedo decir que había llegado muy lejos -Tenia casi todas las mascaras y 3/4 restos de los jefes. Vi que uso una estatua de búho para guardar el juego, estaba en el día 3 en el Templo de la torre de piedra con algo menos de una hora para que la luna se estrellara. Recuerdo haber pensado que era una pena que hubiese llegado tan lejos en el juego, pero nunca lo hubiera acabado. Cree un nuevo archivo llamado “link”, como era tradición, y empecé el juego, preparado para revivir mi infancia

Para un cartucho con tan mala pinta, estaba impresionado de lo fluido que funcionaba. Literalmente parecía una copia legal del mismo salvo por algunos problemillas aquí y allá (como algunas texturas donde no deberían estar, algunos flash aleatorios en intervalos cortos, no estaba nada mal).

Aun así, la única cosa que era un poco enervante era que algunas veces los NPC me llamaban “Link”, y otras veces me llamaban “BEN”. Supuse que era un bug -Un fallo de programación derivado de que nuestra partidas se hubiesen mezclado, o algo así. Estuvo molestándome un buen rato hasta que, cuando me pase el Templo de WoodFall fui a las partidas salvadas y borre el archivo “BEN” (Intentaba preservar este archivo por respeto al dueño original del juego. No es que necesitara dos partidas), esperando que esto resolviera el problema. Lo hizo, y no lo hizo, ahora los NPC no me llamaban nada, donde debía estar mi nombre había un espacio en blanco (el archivo seguía llamándose “Link” aun así). Frustrado, y con deberes por hacer, deje el juego por un día.

Volví a jugar al juego la pasada noche, consiguiendo las Gafas de la verdad y completando el Templo de la Cabeza de Nieve. En ese momento algunos de vosotros, jugadores mas hardcore de La mascara de Majora, conoceréis el glitch de “El cuarto día” -Para aquellos que no pueden Googlear, hay que esperar a que el reloj este cerca de llegar a 00:00:00 en el día final y hablar con el astrónomo para mirar el telescopio. Si lo hacías en el momento correcto, la cuenta atrás desaparecería y podrías contar con otro día para terminar aquello que estuvieras haciendo. Decidido a hacer este glitch para terminar el Templo de la cabeza de Hielo, parece que me salio bien en el primer intento pues el cronometro de arriba desapareció.

Sin embargo, cuando pulse B para dejar el telescopio, en vez de recibir las gracias del astrónomo me encontré en la zona donde debía luchar contra el Jefe Majora al final del juego, en la arena, mirando fijamente al niño Calavera que flotaba en el aire. No había ningún sonido, solamente el flotando en el aire por encima de mi, y la música de fondo normal de la zona (seguía siendo inquietante). Inmediatamente mis manos empezaron a sudar, definitivamente esto no era normal, El chico calavera NUNCA aparece ahí. Intente recorrer la zona, y no importaba a donde fuera, el chico seguía moviendo su cabeza, mirándome fijamente, sin decir nada. Nada pasaba, y estuve así como unos sesenta segundos. Pensé que el juego estaba estropeado o algo así, pero empezaba a dudarlo.

Estaba apunto de tocar el botón de reset cuando un texto apareció en mi pantalla “No estas seguro de por que, pero aparentemente tienes una reserva…”. Instantáneamente reconocí ese texto, aparece cuando consigues la llave de la habitación, por parte de Anju en la posada Stock Pot, pero, ¿Por que había aparecido aquí? Descarte pensar que era casi como si el juego intentara comunicarse conmigo. Empecé a recorrer la habitación de nuevo, comprobando que durante algunos momentos el juego tenia alguna especie de momento en el que me daba la opción de interactuar con alguien, entonces me di cuenta de lo entupido que parecía, pensar que alguien reprogramaría un juego así era absurdo. Seguro de mi mismo, quince segundos después otro mensaje apareció en la pantalla, y era como el anterior, una frase ya existente “¿Ir a la guarida del jefe del templo? Si/No”. Pause por un momento, pensando que debería elegir y como reaccionaria el juego, cuando me di cuenta de que no podía seleccionar no.
Entonces respire fuerte y presione “Si”, y la pantalla se volvió blanca, con las letras “El amanecer de un nuevo día” y el subtexto “|||||||” en el. A donde fui transportado me lleno del mas intenso terror, casi paralizante, que nunca haya experimentado.

La única manera de la que puedo describir como me sentía en ese momento era tener un sentimiento deprimente a una escala muy profunda. Nunca he sido un chico deprimido, pero lo que sentí era algo que ni siquiera sabia que existía. Era como si una presencia retorcida y poderosa estuviera encima de mí.

Aparecí en una extraña versión Crepuscular de la ciudad Reloj. Camine hacia fuera (como normalmente harías cuando empiezas en el día 1) y me di cuenta de que todos los habitantes habían desaparecido. Normalmente, incluso con el glitch del “Cuarto Día”, sigues viendo a los guardias y el perro que corre fuera de la torre. Esta vez, todos habían desaparecido. Habían sido reemplazados por un sentimiento de que algo estaba fuera de lugar allí, en el mismo lugar que yo, y me vigilaba. Tenía cuatro corazones y el arco del Héroe, pero en este punto ya no me importaba mi avatar. De alguna manera, sentía que yo mismo estaba en peligro. Puede que lo mas chirriante fuera la música -Era la canción de curación, retocada del mismo juego, pero tocada al revés. La música no paraba de hacerse más fuerte, haciéndote esperar que algo apareciera de repente delante tuya, pero no pasaba nada, y el bucle constante empezó a hacer mella en mi estado mental.

En todas partes, oía de manera tenue la risa del vendedor de mascaras en el fondo, lo suficientemente débiles para que no estuviera seguro de si estaba oyendo cosas pero suficientemente alto para que mi determinación me obligara a buscarlo. Busque por las cuatro zonas de la torre del reloj, y no encontré nada… ni a nadie. Algunas texturas se habían perdido, la torre oeste del Reloj me hacia caminar en el aire, toda la zona parecía… rota. Sin esperanza de poder ser salvada. Cuando la canción de curación se repitió la que debió ser su 50a vez, aun me recuerdo permaneciendo en mitad de la torre Sur del reloj, dándome cuenta de que nunca me había sentido tan solo en un videojuego.

Mientras caminaba por la ciudad fantasma, no se si fue por culpa de la mezcla de las texturas y atmosfera del lugar, unidos la música que me atormentaba, antes tranquila y pacifica, había sido distorsionada y destrozada, me sentía al borde de las lagrimas y no tenia idea por que. Difícilmente he llorado alguna vez, pero algo me había agarrado y se unía al fuerte sentimiento de depresión que se me hacia tan extraño.

Intente huir de la torre del reloj, pero cada vez que lo hacia, la pantalla se volvía negra y me llevaba a otra parte de la torre. Intente tocar la ocarina. Quería escapar, no quería estar ahí. Pero siempre que tocaba la canción del tiempo o vuelo solo me decía “Tus notas resuenan a lo lejos, pero no ha pasado nada”. Para entonces, era obvio que el juego no quería que me fuera, pero no tenia ni idea de por que quería mantenerme allí. No deseaba ir a los edificios. Sentía que ahí seria muy vulnerable contra aquello que me estaba aterrorizando. No se por que, pero me vino la idea de que era posible que si me ahogaba a mi mismo en el agua de la lavandería aparecería en otro lugar y podría salir de allí.

Tan pronto como pase la zona y fui al agua, ocurrió todo. Link se agarro la cabeza y la pantalla me lanzo un flash de el vendedor de mascaras sonriéndome – no a link- y el grito del niño Calavera en el fondo. Tan pronto como la pantalla volvió estaba justo delante de una estatua de Link de las que aparecen tocando la Elegía de vacío (Elegy of emptiness). Grite tan pronto como esa cosa apareció detrás de mí, con esa horrible expresión en la cara. Me di la vuelta y corrí hacia la torre sur del reloj, pero para mi horror la maldita estatua estaba persiguiéndome, de una manera solo comparable con los Ángeles del Llanto del doctor Who. Siempre, en intervalos aleatorios, aparecía una animación que invocaba la estatua detrás de mí. Es como si estuviera persiguiéndome o-No quiero decirlo- atormentándome.

En ese momento ya estaba al borde de la histeria, pero en ningún momento se me ocurrió apagar la consola. No se por que, pero estaba envuelto en esto -El terror era tan real. Intente mover la estatua, pero literalmente aparecía justo detrás de mi en cada momento. Link empezó a hacer animaciones extrañas que nunca le había visto hacer, empezó a agitar sus brazos y tener espasmos aleatoriamente y la escena no paraba de cortarse para mostrarme de nuevo al vendedor de mascaras sonriendo, para justo después volverme a poner cara a cara con la maldita estatua. Fijamente corrí al dojo de los maestros de la espada, no se por que, pero en el pánico que sentía quería tener alguna certeza de que no me encontraba solo. No encontré a nadie, pero cuando iba a volverme para abandonar la zona, la estatua me arrincono en el cuchitril de atrás. Intente atacarle con la espada pero no había ninguna reacción. Confundido, y arrinconado, me quede mirando a la estatua esperando que esta me matara. De repente, la pantalla volvió a lanzarme un flash con el vendedor de mascaras y link, mirando fijamente a mi pantalla, permaneciendo de manera vertical como un reflejo de la estatua, mirándome junto a su copia. Literalmente, estaban mirándome a mi. Todo lo que había dejado atrás del cuarto muro estaba totalmente destrozado cuando salí del dojo, asustado. Y nuevamente, el juego me transporto a un túnel subterráneo y la canción de curación revertida paro como si me dieran un tiempo de descanso antes de que la estatua apareciera otra vez detrás mío, esta vez, mucho mas agresiva. Solo podía dar un par de pasos antes de que volviera a aparecer detrás de mí. Rápidamente salí del túnel y aparecí en la torre más al sur del reloj. Corriendo sin fijarme a donde, en un estado de puro pánico, se oyó por el fondo un grito y la pantalla se volvió oscura, y el texto “Amanecer de un nuevo dia |||||” inundo mi pantalla.

La pantalla volvió a cambiar a negro y tras esto yo me encontraba en la parte más alta de la torre del reloj, con el Chico Calavera sobrevolándome nuevamente, en silencio. Mire hacia arriba, la luna había vuelto, y estaba justo unos metros encima de mi cabeza, pero el chico Calavera no paraba de mirarme, atormentándome, con su maldita mascara. Una nueva canción empezó a sonar – La canción del templo de piedra tocada en reverso. En un desesperado intento, equipe mi arco y dispare al Chico calavera, y conseguí darle como pude comprobar cuando hacia una animación en la que volvía hacia atrás su cuerpo. Le dispare otra vez y en la tercera flecha, un texto apareció, diciendo “Esto no te va a hacer ningún bien… jeeee, jeee”. Me levantaron del suelo, levitando de espaldas y Link empezó a gritar mientras empezó a arder en llamas que instantáneamente acabaron con su vida.

Di un salto cuando esto pasó. Nunca había visto este movimiento usado por NADIE en el juego y el mismo Chico calavera no tiene ningún movimiento. Cuando la escena de muerte apareció mi cuerpo muerto seguía en llamas, y el Chico calavera se río mientras la pantalla se descoloría a negro otra vez, solo para volver a aparecer en el mismo sitio. Decidí cargar contra el, pero volvió a pasar, el cuerpo de Link fue elevado por alguna fuerza misteriosa y inmediatamente fue rodeado por las llamas. Esta vez durante la escena de muerte, volvió a sonar la canción de curación revertida. En mi tercer (y ultimo intento) me di cuenta de que ya no había música, y que solo un silencio fantasmal me acompañaba. Recordé que en el encuentro original con el chico calavera debías tocar la ocarina para volver en el tiempo o invocar a los gigantes. Intente tocar esta canción pero antes de que tocara la ultima nota, el cuerpo de Link fue engullido en llamas y murió.

Cuando la escena de muerte estaba cerca de acabar, el juego empezó a fallar, como si el cartucho estuviera intentando procesar demasiado de… algo y la escena volvió. Fue la misma escena que las tres veces anteriores, excepto que Link yacía muerto de una manera que nunca había visto en el juego, con su cabeza inclinada hacia la cámara, y el Chico Calavera flotando sobre el. No podía moverme, no podía presionar ningún botón, todo lo que podía hacer era fijarme en el cuerpo muerto de Link. Después de unos treinta segundos así, el juego simplemente se descolorió con el mensaje “Te has encontrado con un destino terrible, ¿No es así?”, antes de enviarte de nuevo a la escena de titulo.

De nuevo en la pantalla de titulo, mientras reiniciaba el juego, me di cuenta de que mi archivo ya no se estaba. En vez de “Link” había sido reemplazado por “TU TURNO” (YOUR TURN). “TU TURNO” tenía 3 corazones, 0 mascaras y ningún objeto. Seleccione “TU TURNO” y tan pronto como lo hice, me enviaron de vuelta a la escena en la punta de la torre del reloj con Link muerto y el Chico Calavera sobrevolándole, con su risa sonando una y otra vez. Rápidamente pulse el botón de reset y cuando el juego se inicio de nuevo, había un nuevo archivo debajo de “TU TURNO” llamado… “BEN”. La partida de “BEN” había vuelto tal y como estaba antes de que la borrara, en el templo de piedra, poco antes de que la luna se estrellara.

Para entonces había apagado el juego. No soy supersticioso pero esto me ha jodido incluso a mi. No he jugado en todo el día, dios, ni siquiera he dormido esta noche. No paraba de oír la canción de curación revertida y no paraba de recordar el sentimiento de terror cuando recorría la torre del reloj. Me subí al coche y volví a la casa del anciano dispuesto a hacerle unas preguntas con un compañero mío (De ninguna manera iba a ir allí solo) solo para encontrarme con un cartel de se vende delante, y cuando toque la puerta, nadie me contesto.

Ahora estoy de vuelta, escribiendo el resto de mis pensamientos y grabando lo que paso, lo siento por algunos errores gramaticales. No he dormido nada. Estoy aterrorizado con este juego, mas ahora que he escrito por segunda vez esto entero, pero siento que hay algo mas de lo que el ojo ve, y algo me esta llamando para investigarlo mas a fondo. Creo que “BEN” tiene algo que ver en la ecuación, pero no se como, y si puedo reencontrarme con el anciano entonces podré conseguir algunas respuestas. Necesito otro día para recuperarme antes de enfrentarme a este juego de nuevo, ya se ha llevado por delante parte de mi cordura, pero la próxima vez que haga algo grabare mi trabajo todo el rato. La idea de grabarlo solo se me ocurrió al final, así que solo podéis ver los últimos minutos de lo que he sufrido (incluyendo el chico calavera y la estatua elegía) pero esta en youtube.

Es verdad yo te apoyo porque La Declaración de Independencia de los Estados Unidos, leída solemnemente en Filadelfia, constituye todavía hoy uno de los textos más innovadores y trascendentes de la historia contemporánea. En él quedaron proclamados dos principios básicos que recogieron posteriormente los grandes textos sobre derechos fundamentales: «libertad e igualdad».

De acuerdo con ello, los nuevos estados formaron una república, regida por un presidente y una asamblea o congreso, elegido ambos por todos los habitantes mayores de edad. Se había instituido, pues, un régimen democrático, fijándose los derechos y deberes de gobernantes y gobernados en una ley fundamental o Constitución.

El destino de la nueva nación se libró en una guerra con Gran Bretaña que fue difícil para los estadounidenses durante los tres primeros años. Después, con la ayuda de franceses y españoles y conducidos por George Washington, lograron derrotar a su antigua metrópoli en Saratoga (1777) y Yorktown (1781). Dos años después se firmaba el Tratado de París por el que Gran Bretaña reconocía la independencia de los Estados Unidos.

Nosotros los representantes de los Estados Unidos de América, reunidos en Congreso general, acudimos al juez supremo del mundo para hacerle testigo de la rectitud de nuestras intenciones. En el nombre y con el poder pleno del buen pueblo de estas colonias damos a conocer solemnemente y declaramos que estas colonias unidas son y por derecho han de ser Estados libres e independientes; que están exentas de todo deber de súbditos para con la Corona británica y que queda completamente rota toda conexión política entre ellas y el Estado de la Gran Bretaña, y que, como Estados libres e independientes, poseen pleno poder para hacer la guerra, concertar la paz, anudar relaciones comerciales y todos los demás actos y cosas que los Estados independientes pueden hacer por derecho. Y para robustecimiento de esta declaración, confiados a la protección de la Providencia divina, empeñamos unos a otros nuestra vida, nuestra fortuna y nuestro sagrado honor.
Thomas Jefferson, Benjamin Franklin, John Adams

Alcaudon

joer para que despues digan que los pajarracos somos una panda de salidos que solo vemos guarrerias, señores aqui hay escritores y todo………. saludos

Leynart

Lo del Majoras Mask fue una historia que se montó un chaval y tuvo a medio internet siguiendo los post que iba poniendo poco a poco, con vídeos en youtube, la historia que le iba ocurriendo en el juego y lo que le iba ocurriendo en la vida real. Estaba claro que era fake, pero enganchó a todo el mundo.

Michel

fake o no, la historia esta muy bien, da hasta miedo y me vale 1 pepino pero si me agrado la historia y con todo y videos locos