Rusia, se trataba de un American Staffordshire Terrier el cual había mordido al propietario y luego atacó a varios transeúntes. La policía y los trabajadores de rescate llegaron a la escena pero no consiguieron hacerse con el control del animal por lo que la policía decidió acabar con él a tiros.

Fueron necesarios hasta 6 disparos para terminar con la vida del animal, no sin antes haber intentado sin éxito ponerle un tranquilizante. Al parecer el perro había mordido a su dueño de 23 años de edad a una niña que se encontraba en el parque y a un adiestrador.