Posiblemente una de las posturas más recurridas, más solicitadas y que más morbo suscitan en general, porque un polvo no es un polvo, si en un determinado momento la chica no se pone a cuatro patas con el culo en pompa.

Porque nos encanta empujar con fuerza por detrás, notar como la penetramos y mientras tanto agarramos fuerte de las caderas para empujar más y más. Aquí un polvo casero POV a estilo perrito, para gozar.